Pasar al contenido principal

Infección aguda de oído medio

Infección aguda de oído medio

3 Minutos de lectura

Una infección aguda de oído medio (otitis media) es una infección que causa inflamación en el oído medio.
 

Acerca de la infección aguda de oído medio

El oído medio es el espacio detrás del tímpano. Contiene tres pequeños huesos que se mueven cuando los sonidos llegan hasta ellos. Estos trasmiten las ondas sonoras desde el oído medio al oído interno.

En general, el oído medio está lleno de aire, pero si tiene una inflamación, el espacio se llena de mucosidad. La trompa de Eustaquio conecta el oído medio con la garganta y se abre cuando se traga. Esto permite el pasaje de aire por la trompa desde la garganta al oído medio y viceversa. 

Esto iguala la presión de aire dentro del oído con la presión de aire fuera del oído. Cuando la trompa de Eustaquio está inflamada no se abre bien y, por lo tanto, la mucosidad queda en el oído medio.

Las infecciones de oído medio son más comunes en los niños. También afectan a los adultos, pero tres cuartas partes de los casos diagnosticados son niños menores de 10 años.

Una infección aguda de oído medio se presenta repentina y normalmente desparece en unos cuatro días. El término agudo hace referencia a la duración de la infección en el niño y no a la gravedad de la afección.
 

Síntomas de la infección aguda de oído medio

Una infección aguda de oído medio puede desencadenarse poco después de que su hijo tenga tos o nariz congestionada. Los síntomas pueden incluir:

  • dolor de oídos
  • sordera
  • fiebre alta
  • malestar general, incluyendo náuseas y pérdida de apetito
  • irritabilidad
  • secreción de sangre o pus del oído (si el tímpano se rompe)

 
Es posible que también note que su hijo tira de su oreja. A medida que se acumula mucosidad o pus en el oído medio de su hijo, puede sentir que tiene el oído tapado y puede ser muy incómodo. 

Con el tiempo, es posible que el tímpano se rompa como resultado de la presión, después de esto probablemente sea menos doloroso. En general, un tímpano roto se sana solo.
 
Los síntomas de la infección aguda de oído medio generalmente desaparecen solos en unos cuatro días. Si tiene alguna inquietud acerca de los síntomas de su hijo o si en algún momento éstos empeoran, consulte a su médico.

Causas de la infección aguda de oído medio

El oído medio está normalmente lleno de aire, pero si contrae un virus, como por ejemplo si está resfriado, puede llenarse de líquido. Esto se debe a que la trompa de Eustaquio puede estar inflamada u obstruida y el líquido no puede salir. 

El líquido en el oído medio puede infectarse con una bacteria, que se desplaza a la trompa de Eustaquio desde la nariz o garganta. Los glóbulos blancos que llegan para combatir la infección pueden acumularse en el oído medio en forma de pus. Esta acumulación de pus puede provocar dolor de oído y problemas de audición.

Las infecciones agudas de oído medio son muy comunes en los niños. Esto se debe en parte a que sus sistemas inmunológicos todavía están en desarrollo y están menos preparados que los niños más grandes o los adultos para afrontar infecciones. 

También se debe a que en los niños pequeños la trompa de Eustaquio no está completamente desarrollada: es bastante pequeña y horizontal, por lo que el líquido y la mucosidad pueden acumularse más fácilmente en el oído medio.

Una infección aguda de oído medio también puede ser causada por el agrandamiento de amígdalas o adenoides. Las adenoides son pequeñas masas de tejido similares a las amígdalas que se encuentran en la parte posterior de la garganta, al lado de las trompas de Eustaquio. 

Si las adenoides de su hijo están agrandadas, pueden obstruir las trompas de Eustaquio o, si están inflamadas, pueden provocar la inflamación de las entradas de las trompas de Eustaquio.
 
Otros factores que puede aumentar la probabilidad de que su hijo sufra una infección aguda de oído medio incluyen:

  • Usar chupete (chupón)
  • Ser alimentado con fórmula en lugar de leche materna, especialmente si su hijo se alimenta mientras está acostado
  • Ser fumadores pasivos: si alguno de los padres fuma, el niño corre mayor riesgo
  • Los varones suelen verse más afectados que las niñas y la afección es más común en invierno que en verano. 
  • Su hijo también corre mayor riesgo si tiene mucho contacto con otros niños, por ejemplo, en una guardería o jardín de infantes, o si tiene muchos hermanos. 
  • Además, los niños que nacen con labio leporino o paladar hendido o que tienen síndrome de Down son más propensos a contraer infecciones de oído medio.
     

Diagnóstico de la infección aguda de oído medio

El médico le hará preguntas sobre los síntomas de su hijo y le examinará. También le hará preguntas sobre la historia clínica de su hijo. Usará un instrumento llamado otoscopio para examinar el tímpano de su hijo.

El médico puede indicarle que su hijo se haga una prueba llamada timpanometría, la cual generalmente la realiza un audiólogo (un técnico o científico especializado en identificar y tratar problemas de audición y equilibrio). Esta prueba mide la flexibilidad del tímpano de su hijo. Si su hijo tiene una infección aguda de oído medio, su tímpano estará rígido debido al líquido detrás del tímpano.

Si su hijo tiene menos de tres meses de edad, el médico puede recomendarle que lo lleve al hospital para una evaluación más profunda.

Tenga presente que la disponibilidad y el uso de estas pruebas específicas pueden variar de un país a otro.

Tratamiento de la infección aguda de oído medio

Autoayuda

A menudo el mejor tratamiento para una infección aguda de oído medio es aliviar los síntomas con analgésicos, como paracetamol (acetaminofeno) o ibuprofeno mientras desaparece la inflamación. No dé aspirina a niños menores de 16 años. 

Lea siempre el prospecto de información al paciente que viene con el medicamento, y si tiene preguntas, consulte al farmacéutico. No obstante, si la condición de su hijo no desaparece o si empeora, consulte al médico de su hijo.

Medicamentos

Las infecciones agudas de oído medio casi siempre desaparecen solas en unos cuatro días y no se necesitan antibióticos. Por esta razón, el médico podría darle una "receta retardada", es decir, una receta que únicamente podrá usar después de que su hijo haya tenido los síntomas durante al menos cuatro días. 

Se recomienda usar antibióticos con moderación para evitar el aumento de resistencia de los antibióticos.

No obstante, si su hijo ya ha tenido los síntomas durante cuatro días, es posible que el médico le recete antibióticos en seguida. Además, si su hijo tiene menos de dos años y tiene infección en ambos oídos o si tiene temperatura alta o un tímpano perforado entonces es posible que le receten antibióticos antes.

Si su hijo es muy pequeño, menor de tres meses, el médico podría recomendarle comenzar con los antibióticos en seguida además de derivar a su hijo a un hospital para un tratamiento adicional. Es importante completar el ciclo aunque los síntomas hayan mejorado.

Es poco probable que los medicamentos descongestivos o antihistamínicos sirvan.
Consulte siempre a su médico, y lea el prospecto de información al paciente que viene con el medicamento.

Cirugía

Si su hijo contrae varias infecciones agudas de oído medio en un período de seis meses o si un tímpano roto demora más de un mes en sanar, su médico de cabecera podría decidir remitirlo a un especialista de nariz, oído y garganta. Es posible que su hijo necesite una cirugía si tiene infecciones recurrentes (tres o más episodios en seis meses).

La cirugía podría consistir en un procedimiento llamado miringotomía en la cual se realiza una pequeña incisión en el tímpano de su hijo para drenar el líquido. También podrían insertarse tubos de ventilación llamados tubos de timpanostomía o drenaje timpánico en la incisión en el oído de su hijo. Se trata de pequeños tubos de plástico que permiten la entrada y salida de aire del oído. Un especialista local podrá darle más información sobre esto.

La disponibilidad y el uso de los distintos tratamientos pueden variar de un país a otro. Consulte a su médico acerca de sus opciones de tratamiento.
 

Prevención de la infección aguda de oído medio

Es importante asegurarse de que las vacunas de su hijo están al día y de tomar medidas para no exponer a su hijo al humo del tabaco, incluyendo no fumar en la casa ni en el auto.

También puede, de ser posible, evitar el contacto de su hijo con otros niños que estén enfermos para prevenir una infección, además de asegurarse de que su hijo se lave bien las manos y tenga buenos hábitos de higiene.

En la actualidad, los científicos están desarrollando vacunas para ayudar a prevenir las infecciones agudas de oído medio. El objetivo de estas vacunas, llamadas vacunas antineumocócicas conjugadas es inmunizar a los niños pequeños contra las infecciones neumocócicas, las cuales son una causa común de las infecciones de oído medio.

Los estudios han demostrado que una de estas vacunas puede ayudar a prevenir las infecciones de oído medio, pero se necesitan más estudios de investigación para probar su eficiencia.

Otros estudios han demostrado que masticar chicle (goma de mascar) que contenga xilitol puede reducir la cantidad de infecciones agudas de oído medio en los niños.
 

Preguntas y respuestas

Respuesta

Es más probable que la infección de oídos se repita en niños que la tienen cuando son muy pequeños.

Explicación

El riesgo individual de cada niño de que las infecciones de oído medio se repitan no se puede prevenir, ya que cada niño responde de modo diferente ante esas infecciones.
 
No obstante, se sabe que mientras más pequeño sea el niño cuando contrae una infección aguda de oído, tiene más probabilidades de volver a contraerla. Existen estudios que muestran que seis de cada diez niños que tienen una infección de oído medio por primera vez antes de los seis meses de vida tendrán dos o más recaídas en los próximos dos años.
 
Los niños más pequeños que tienen infección aguda de oído también tienen más probabilidades de padecer la afección de oído "pegajoso" y en aquellos que la padecen, la afección tiene más probabilidades de ser persistente (tardará más en desaparecer).

Respuesta

Sí, amamantar a su bebé podrá ayudar a disminuir la probabilidad de que contraiga infecciones de oído medio.

Explicación

Muchos estudios han demostrado que amamantar a los bebés reduce el riesgo de que contraigan infecciones del oído medio, en comparación con bebés a los que no se amamanta. Se piensa que puede existir un beneficio para el bebé, aunque usted lo amamante durante solo tres meses. Amamantarlo durante seis meses o más disminuirá aún más la probabilidad del bebé de contraer una infección.
 
A diferencia de la leche de fórmula, la leche materna contiene nutrientes y anticuerpos vitales para el bebé, que le ayudarán a combatir las infecciones. Amamantar al bebé también reduce la posibilidad de que contraiga otras infecciones y enfermedades, y también beneficia a la madre.

Respuesta

No está totalmente clara la razón por la que el uso del chupete puede aumentar la probabilidad de contraer una infección de oído medio. Se piensa que puede afectar el flujo de secreciones nasales y de la parte superior de la garganta del bebé hacia el oído medio.

Explicación

Existe evidencia que sugiere que el uso del chupete para bebés pequeños trae algunos beneficios. Se piensa que el uso del chupete ayuda a reducir el dolor durante intervenciones médicas menores y, cuando se le da el chupete al bebé para dormir, puede reducir el riesgo de muerte en la cuna.
 
No obstante, succionar el chupete aumenta el flujo de secreciones que van desde la garganta hacia el oído medio del bebé. Esto a su vez puede aumentar el riesgo de infección, ya que permite que bacterias y virus penetren con más facilidad en el oído medio. El chupete mismo también puede estar contaminado con bacterias.
 
Asimismo, el uso del chupete puede afectar el crecimiento de los dientes y, en consecuencia, afectar la función de la trompa de Eustaquio (conducto que conecta la parte superior de la garganta con el oído medio).
Se cree que el riesgo principal del uso del chupete se relaciona con las infecciones recurrentes del oído medio. Además, el uso del chupete en un niño que haya tenido una infección podría incrementar el riesgo de que se repita la infección.
 
El mejor consejo es tratar de desalentar el uso del chupete a partir del sexto mes de vida del bebé, para prevenir una primera infección del oído medio. También debe dejar de darle el chupete al bebé si ya tuvo una infección del oído. Esto reducirá el riesgo de que la infección se repita.
 

Más información

Deafness Research UK (Investigación sobre la Sordera -Reino Unido)
0808 808 2222

National Deaf Children's Society
0808 800 8880
www.ndcs.org.uk

Royal National Institute for Deaf People (RNID)
0808 808 0123
www.rnid.org.uk

Fuentes

Middle ear, tympanic membrane, perforations. Medscape. www.emedicine.medscape.com
Ear infections in children. National Institute on Deafness and Other Communication Disorders. www.nidcd.nih.gov
Joint Formulary Committee. British National Formulary. 62ª edición. Londres: British Medical Association and Royal Pharmaceutical Society of Great Britain
Mcdonald S, Langton Hewer CD, Nunez DA. Grommets (ventilation tubes) for recurrent acute otitis media in children. Cochrane Database of Systematic Reviews 2008, Número 4. doi: 10.1002/14651858.CD004741.pub2 [http://dx.doi.org.uk/10.1002/14651858.CD004741.pub2]
Jansen AGSC, Hak E, Veenhoven RH, et al. Pneumococcal conjugate vaccines for preventing otitis media. Cochrane Database of Systematic Reviews 2009, Número 2. doi: 10.1002/14651858.CD001480.pub3 [http://dx.doi.org.uk/10.1002/14651858.CD001480.pub3]
Daly KA, Hoffman HJ, Kvaerner KJ, et al. Epidemiology, natural history, and risk factors: Panel report from the ninth international research conference on otitis media. Int J Pediatr Otorhinolaryngol 2010; 74:231–40. doi: 10.1016/j.ijporl.2009.09.006 [http://dx.doi.org.uk/10.1016/j.ijporl.2009.09.006]
Why breastfeeding is important. womenshealth.gov. 
Reduce the risk of cot death. Department of Health. www.dh.gov.uk, 2009
Roversa MM, Numansa ME, Langenbacha E, et al. Is pacifier use a risk factor for acute otitis media? Fam Pract 2008; 25(4):233–36. doi: 10.1093/fampra/cmn030 [http://dx.doi.org.uk/10.1093/fampra/cmn030]
Glue ear. Action on Hearing Loss. www.actiononhearingloss.org.uk
Simon C, Everitt H, van Drop F. Oxford Handbook of General Practice. 3ª edición. Oxford: Oxford University Press, 2010:944-945
 

Esta información fue publicada por el equipo de información de salud de Bupa, y está basada en fuentes acreditadas de evidencia médica. Ha sido sometida a revisión por pares, por parte de médicos de Bupa. Este contenido se presenta únicamente con fines de información general, y no reemplaza la necesidad de consulta personal con un profesional de la salud calificado.

Fecha de revisión: 2021
 

Artículos recomendados

Vacunas-en-niños
La inmunización infantil es el uso de vacunas en niños para protegerlos contra enfermedades infecciosas.
5 Minutos de lectura
Reconstrucción del ligamento cruzado anterior
Una reconstrucción del ligamento cruzado anterior consiste en el reemplazo de esa parte de la rodilla. Para hacer esto, se utiliza un tendón de otra parte de su cuerpo. La reconstrucción del ligamento puede mejorar la estabilidad y el funcionamiento de la rodilla después de una lesión.
10 Minutos de lectura
Cirugía de reemplazo de cadera
El reemplazo de cadera se realiza habitualmente cuando una articulación de la cadera se ha dañado o desgastado, por lo general, por artritis o una lesión. Se habla de revisión de cadera (o repetición de reemplazo de cadera) cuando se cambia una prótesis artificial que se ha aflojado, infectado o desgastado.
3 Minutos de lectura
Rotura del tendón de Aquiles
La rotura del tendón de Aquiles es un desgarro, parcial o total, de dicho tendón, en la parte inferior de la pierna. Es el que se rompe con más frecuencia.  
7 Minutos de lectura
Mujer con mononucleosis
La mononucleosis infecciosa (también conocida como fiebre glandular) es una enfermedad común en adolescentes y en adultos jóvenes. La mayoría de las personas se recuperan de la infección en pocas semanas. Sin embargo, en un reducido número de casos, esta puede ocasionar complicaciones más graves.
3 Minutos de lectura
Fiebre escarlatina en bebé
La fiebre escarlatina es una enfermedad infecciosa ocasionada por una bacteria llamada estreptococo y se caracteriza por una erupción.
3 Minutos de lectura
Dolor de espalda
El dolor de espalda generalmente afecta la zona lumbar. Puede ser un problema a corto plazo, que puede durar pocos días o semanas, o continuar varios meses o incluso varios años. La mayoría de las personas tendrán alguna forma de dolor de espalda en alguna etapa de sus vidas.
8 Minutos de lectura
Dislexia en niños
La dislexia es una afección que impide el desarrollo de habilidades basadas en el lenguaje, incluyendo leer, deletrear y escribir.
6 Minutos de lectura
Degeneración macular relacionada con la edad
La degeneración macular relacionada con la edad es una enfermedad que afecta la habilidad de una persona de ver lo que está directamente frente a ella, es decir, su visión central. Es la causa más frecuente de ceguera en personas de más de 60 años en el mundo occidental.
3 Minutos de lectura
crup
El crup es el nombre común de la laringotraqueobronquitis. Ocurre cuando la laringe (caja laríngea), la tráquea y los bronquios (conductos de aire hacia los pulmones) contraen una infección.  Es una afección común y muy pocas veces tiene consecuencias graves. El crup afecta principalmente a niños menores de seis años de edad. 
3 Minutos de lectura
Conjuntivitis
La conjuntivitis es la inflamación de la membrana superficial transparente (la conjuntiva) que recubre la parte blanca del ojo.
3 Minutos de lectura
Cólicos en bebés
Los cólicos en bebés son motivo de llanto inconsolable en un recién nacido sin otro problema de salud. Un bebé con cólicos llora con más frecuencia y durante más tiempo que otros niños. Los cólicos normalmente mejoran por sí solos y la mayoría de los bebés los "superan" hacia los seis meses de edad.
3 Minutos de lectura