Médico midiendo la presión arterial de un paciente

Presión arterial baja o hipotensión

L a presión arterial baja o hipotensión significa que la presión arterial es persistentemente menor que los valores normales. A pesar de que generalmente es bueno para la salud tener una presión arterial baja o lo más baja posible, cuando la presión arterial es demasiado baja puede provocar una reducción del flujo sanguíneo en los órganos vitales del cuerpo, pudiendo presentar desmayos y mareos como síntomas de presión baja.

  1. Sobre la presión arterial baja

    La presión arterial es una medida de la fuerza que la sangre ejerce sobre las paredes de las arterias mientras el corazón la bombea por todo el cuerpo. El cuerpo utiliza diferentes mecanismos para controlar la presión arterial y asegurarse de que se mantenga dentro de un rango limitado.

    La presión arterial se expresa en dos cifras, tales como 120/80 mmHg (milímetros de mercurio). Estas cifras muestran la presión arterial máxima cuando se contrae el corazón y la presión mínima entre latido y latido.

    Normalmente, es bueno tener la presión arterial baja o lo más baja posible (menor que 120/80 mmHg), ya que puede disminuir las posibilidades de padecer ciertas enfermedades.

    Si la presión arterial es demasiado alta, correrás un mayor peligro de padecer ciertas enfermedades, como enfermedad coronaria e infarto. Por lo tanto, normalmente, es bueno tener la presión arterial baja o lo más baja posible, ya que puede disminuir las posibilidades de padecer estas enfermedades.Siempre es mejor tener una presión baja y la presión arterial ideal para los adultos es menor que 120/80 mmHg.

    ¿Qué pasa cuando se baja la presion arterial?

    Si tu presión arterial disminuye más de lo normal para ti, el flujo sanguíneo para algunos de los órganos vitales, como el cerebro y los pulmones, se puede restringir. En estos casos la presión baja da síntomas que pueden provocar desmayos, mareos, dolor de cabeza, etc.

    No existe un parámetro reconocido para la presión arterial baja. Si la primera cifra (la presión arterial sistólica) es menor que 100, puede que el médico la considere como baja. Los valores de presión arterial baja que sean menores a 100 puede ser completamente normal para algunas personas, mientras que para otras podrían presentar síntomas de tensión baja en un nivel mucho más elevado. También depende de factores individuales: la presión arterial baja es más habitual en mujeres jóvenes y, especialmente, en mujeres embarazadas.

    Una tensión arterial baja no es una enfermedad, sino una condición física que presentan muchas personas, sobre todo mujeres y jóvenes, por naturaleza e idiopáticamente (es decir, de origen desconocido). La presión arterial baja solamente se considera un problema si se presentan síntomas en casos extremos.

  2. ¿Cuales son los síntomas de presión arterial baja?

    Si habitualmente tienes presión arterial baja, es decir, si tienes una presión sanguínea de 90/60 o menos, es poco probable que presentes síntomas, de modo que no deberías preocuparte por ello.

    Sin embargo, si tienes una presión arterial baja que disminuye más de lo normal para ti, puede provocar síntomas tales como:

    • mareo y aturdimiento
    • desvanecimiento
    • dificultad para respirar
    • dolor de pecho
    • pies y manos fríos
    • palpitaciones (puedes sentir cómo el corazón late con mayor energía)
    Consulta con tu médico de cabecera si tienes mareos, desmayos, dificultad para respirar, dolor de pecho, pies y manos fríos o palpitaciones.

    Si tienes hipotensión arterial es posible que principalmente sientas estos síntomas cuando te pones de pie, generalmente en los primeros segundos o minutos. A esto se le llama hipotensión postural o hipotensión ortostática. Si generalmente tienes síntomas después de haber ingerido una gran cantidad de alimentos, se llama hipotensión postprandial.

    Si tienes alguno de estos síntomas de presión arterial baja consulta con tu médico de cabecera para que te dé recomendaciones sobre qué hacer con la presión baja.
     

  3. Causas de presión arterial baja

    Si tu presión arterial ha sido descrita como presión baja pero no tienes ningún síntoma es poco probable que sea un problema subyacente, y ésta sea tu presión arterial normal.

    Cualquiera puede sufrir una bajada de presión repentina que provoque síntomas, tales como desmayo. Hay varios factores que pueden ser causas de presión baja que provoquen esa bajada, como por ejemplo estar de pie por mucho tiempo en un ambiente caluroso, tener un dolor muy intenso y las emociones fuertes. Si padeces de hipotensión postural, tu cuerpo no responde con la suficiente rapidez cuando se pone de pie, provocando que la sangre se vaya para tus piernas. La hipotensión postprandial ocurre cuando la sangre fluye a tu sistema digestivo después de ingerir alimentos, pero tu cuerpo no responde normalmente para mantener la presión arterial en el resto del cuerpo. En ambos casos generalmente se provoca una bajada breve y temporal de la presión arterial y la presión baja puede estabilizarse pronto.

    Sin embargo, si tienes una presión arterial baja que regularmente te provoca síntomas, significa que los mecanismos que controlan la presión arterial de tu cuerpo no funcionan como deberían y son la causa de la presión baja.

    ¿Por qué se baja la presión y cuáles son los factores que pueden provocarlo? Una presión arterial baja puede ser consecuencia de:

    • Lesiones, quemaduras y deshidratación: todas ellas pueden disminuir el volumen de sangre en tu cuerpo, provocando una presión baja
    • Las enfermedades cardíacas, como insuficiencia cardíaca, ataque cardíaco y arritmia, pueden provocar que el corazón no bombee de manera efectiva
    • Presión arterial alta: la personas que a menudo tienen presión arterial alta se encuentran con que es más probable que su presión arterial varíe de alta a baja. Los medicamentos que tratan la presión arterial alta (hipertensión), especialmente los medicamentos llamados diuréticos y alfa bloqueadores, a veces pueden derivar en una presión arterial baja excesiva
    • Las enfermedades relacionadas con el sistema nervioso, como el síndrome Guillain-Barre, diabetes y el Parkinson, afectan la manera en que el cuerpo puede responder a un cambio de postura
    • Edad: es más probable que tengas hipotensión a medida que envejeces
  4. Diagnóstico de presión arterial baja

    Tu médico de cabecera te preguntará los síntomas de presión baja y cuándo los tienes para averiguar qué provoca tu presión arterial baja. Te examinará y también te hará preguntas sobre tu historia clínica y si hay antecedentes de familiares con presión arterial baja.

    El médico te medirá la presión arterial mediante un dispositivo llamado esfigmomanómetro. Éste es generalmente un dispositivo digital y automático, formado por un monitor unido a una banda, que se envuelve alrededor de tu brazo superior. El médico presionará un botón para inflar la banda, y se desinflará lentamente de forma automática. Un sensor en el puño detecta tu presión arterial y se muestra el resultado en el monitor donde se puede ver si es presión baja.

    Si tienes síntomas de hipotensión postural, tu médico también puede medir el cambio de tu presión arterial mientras te pones de pie después de estar sentado o acostado. También puede que te remita para una prueba de inclinación. Esto se realiza en un hospital y se trata de estar lentamente inclinado hacia arriba sobre una mesa mientras se controlan la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

    Si tienes síntomas de hipotensión postprandial tu presión arterial se medirá antes y después de ingerir alimentos. Es probable que también debas realizarse otras pruebas dependiendo de los síntomas de presión baja que tengas y de lo que tu médico sospeche que pueda estar provocando la presión arterial baja.

  5. Tratamiento de presión arterial baja

    Es poco probable que necesites un tratamiento si tu presión arterial es naturalmente baja y no tienes síntomas de hipotensión.

    Si tienes síntomas, tu tratamiento dependerá de la causa de la presión arterial baja. Por ejemplo, si estás tomando medicamentos para la presión arterial alta y estos provocan que la presión arterial baje demasiado, tu médico te puede cambiar el medicamento para la presión baja. De manera similar, tu médico de cabecera verificará que esté recibiendo el tratamiento adecuado por cualquier otra enfermedad subyacente, como diabetes o Parkinson. Si es necesario, es posible que te remita a un especialista, particularmente si tienes síntomas como desvanecimiento.

    ¿Qué puedes hacer si tienes la presión arterial baja?

    Existen varias medidas de autoayuda que pueden ayudar si tienes hipotensión postprandial o postural.

    Si tienes hipotensión postural tu médico de cabecera puede recomendarte las siguientes medidas para elevar la presión arterial baja de forma natural:

    •    te pongas de pie lentamente, especialmente cuando recién te despiertas
    •    tengas cuidado al salir de bañeras o duchas
    •    te asegures de beber suficientes líquidos y, si bebes alcohol, no beber demasiado
    •    uses medias de compresión

    También hay alimentos que ayudan a subir la presión arterial. Tu médico de cabecera te recomendará que modifiques tu dieta para incluir más sal. Sin embargo, no lo hagas a menos que el médico te lo recomiende, debido a que debe hacerse de manera controlada.

    Si tienes hipotensión postprandial tu médico te recomendará que:

    • ingieras comidas en pocas cantidades con menores niveles de carbohidratos, en lugar de grandes comidas con muchos carbohidratos
    • te recuestes después de una comida

    Es posible que estas medidas no sean adecuadas para todos los casos de presión baja. Consulta con tu médico sobre qué es conveniente para tu caso concreto de tensión arterial baja. 

    Medicamentos para la hipotensión

    Ocasionalmente, tu médico te recetará medicamentos que puedes tomar para la baja de presión, si las medidas de autoayuda descritas no detienen tus síntomas de presión arterial baja. Estos pueden incluir los siguientes:

    • medicamentos para aumentar cuánta sal hay en tu cuerpo
    • medicamentos para estrechar las venas
  6. Preguntas y respuestas

    ¿Qué sucede en una prueba de inclinación?

    En una prueba de inclinación, te recuestas sobre una mesa y lentamente la inclinan hacia adelante. Esto se realiza para que el médico pueda controlar tu presión arterial y frecuencia cardíaca a medida que cambias de estar recostado a una posición vertical.

    Explicación

    Una prueba de inclinación puede ayudar a descubrir qué puede estar provocando los síntomas como desvanecimiento o mareos. Normalmente, la prueba de inclinación se realiza como una cita ambulatoria, lo que significa que irás al hospital para tu cita, pero no deberás pasar la noche.

    Cuando va a realizarse la prueba, te pedirán que te recuestes en una mesa de inclinación y te colocarán cinturones de seguridad alrededor del cuerpo para mantenerte seguro.  Te colocarán cables, llamados electrodos, con parches adhesivos en el pecho para poder controlar tu ritmo y frecuencia cardíaca, y una banda o puño pequeño en tu brazo o dedo para controlar la presión arterial.

    Mientras que estás recostado sobre la mesa, se graban tu presión arterial y ritmo cardíaco. Luego, inclinarán la mesa gradualmente hasta que estés casi en posición vertical. Permanecerás en esta posición por hasta una hora mientras tu presión arterial y ritmo cardíaco son controlados; sin embargo, tu médico puede detener la prueba antes si disminuyen tu presión arterial o frecuencia cardíaca. Es posible que también te den un medicamento para ayudar a mejorar la sensibilidad de la prueba.

    Al finalizar la prueba, te bajarán nuevamente a la forma horizontal.

    Es posible que tengas síntomas durante la prueba, como sentirte aturdido, descompuesto y sudoroso. Algunas personas que realizan la prueba se desmayan. Si esto sucede, la cama se bajará mientras te recuperas, lo que generalmente ocurre bastante rápido.

    Los resultados de tu prueba se le reportarán a tu médico y él o ella los discutirá contigo en tu próxima cita.

    ¿Por qué la diabetes puede provocar hipotensión postural?

    La diabetes puede dañar tus nervios, los cuales llevan señales del cerebro a los músculos, piel, vasos sanguíneos y otros órganos. Esto se llama neuropatía diabética. Cuando esto afecta los nervios que controlan los vasos sanguíneos de las piernas, puede provocar hipotensión postural (una baja en la presión arterial cuando te pones de pie).

    Explicación

    Normalmente cuando te pones de pie, las venas de tus piernas se restringen automáticamente (se estrechan), evitando que la sangre se acumule en las piernas. En la hipotensión postural, este mecanismo no funciona como debería, de modo que cuando te pones de pie, las venas de las piernas no se estrechan tan rápido. Esto quiere decir que la sangre se acumula en las piernas, disminuyendo la cantidad que llega al cerebro y provocando síntomas como desvanecimiento y mareos.

    Un problema con los nervios que controlan los vasos sanguíneos de las piernas es uno de los motivos por los que puede fallar el mecanismo. La diabetes puede dañar los nervios y evitar que funcionen correctamente. Los médicos no comprenden completamente por qué la diabetes daña los nervios. Probablemente haya varios factores involucrados. Por ejemplo, si tienes diabetes, tienes niveles altos de glucosa (azúcar) en la sangre que pueden provocar cambios químicos en los nervios, afectando cómo transmiten las señales.

    Éste es uno de los motivos por los cuales es importante que tu diabetes esté debidamente controlada.

    ¿Por qué la presión arterial baja es beneficiosa?

    Al tener presión arterial baja, como por ejemplo tener una presión de 90 60, significa que eres menos propenso a tener cardiopatías y enfermedades de los vasos sanguíneos, como infarto y enfermedad coronaria.

    Explicación

    La presión arterial alta provoca presión en tus arterias, los vasos sanguíneos que transportan sangre al resto del cuerpo. Con el tiempo, esto afecta el funcionamiento de las arterias y puede restringir el flujo sanguíneo a los órganos del cuerpo. Esto puede provocar un infarto, insuficiencia renal, enfermedades oculares y cardíacas.

    Cuanto más baja sea la presión arterial, es menos probable que sufras estos síntomas. Hay varios factores que aumentan el riesgo de tener presión arterial alta, incluyendo:

    • no hacer suficiente actividad física
    • el sobrepeso
    • consumir mucha sal en la dieta
    • beber demasiado alcohol

Más información

Blood Pressure Association
0845 241 0989
www.bpassoc.org.uk

Fuentes

  • Assessment of hypotension. BMJ Best Practice. http://bestpractice.bmj.com
  • Low blood pressure. The Merck manuals online medical library – home edition. www.merck.com/mmhe
  • Williams B, Poulter NR, Brown MJ, et al. Guidelines for management of hypertension: report of the fourth working party of the British Hypertension Society. J Hum Hypertens, 2004; 18:139–85
  • Personal communication, Dr Timothy Cripps DM, FRCP, Consultant Cardiologist, University Hospitals Bristol Foundation Trust, Bristol, UK
  • Blood pressure. British Heart Foundation [Fundación Británica del Corazón]. www.bhf.org.uk
  • Simon C, Everitt H, and Kendrick T, Oxford Handbook of General Practice. 3ª edición. Oxford: Oxford University Press, 2010:235
  • Tilt tests. Syncope Trust And Reflex anoxic Seizures (STARS). www.stars.org.uk
  • Diabetic neuropathy. eMedicine. http://emedicine.medscape.com

Publicado por el equipo de información sobre la salud de Bupa, abril de 2020.


Artículos recomendados

¿CUIDAS TU TENSIÓN CORRECTAMENTE?
Conoce nuestros seguros de salud y cómo te pueden proteger
¿CUIDAS TU TENSIÓN CORRECTAMENTE?

Llame a (305) 275-3419 o vía Whatsapp al +1 (305) 399-7620  (Información de Productos)

Desde México (55) 5520-2872

Bupa
Cobertura Médica Mundial
Disfruta de tu estilo de vida saludable en cualquier parte del mundo.
Síguenos

Logo Linkedin Logo Instagram Logo Facebook Logo YouTube

COTICE SU PLAN