Pasar al contenido principal

Tumores cerebrales

Tumores cerebrales

6 Minutos de lectura

Los tumores cerebrales suceden debido a un crecimiento anormal y descontrolado de las células en el cerebro. Generalmente son tratados con cirugía, radioterapia o quimioterapia.

Acerca de los tumores cerebrales

Los tumores cerebrales pueden ocurrir a cualquier edad, pero son más comunes en personas mayores. 

Unos 300 niños son diagnosticados con un tumor cerebral cada año. Los tumores cerebrales cancerosos son el segundo tipo de cáncer infantil más común después de la leucemia.

Tipos de tumores cerebrales

Los tumores cerebrales pueden ser primarios o secundarios.

Los tumores cerebrales primarios se desarrollan a partir de células normales en el cerebro. Son poco comunes. 

Los tumores cerebrales secundarios se desarrollan cuando células cancerosas de otras partes del cuerpo, como los pulmones o el pecho, se propagan al cerebro.
 
Esta hoja informativa se enfoca en los tumores cerebrales primarios.

Tipos de tumores cerebrales primarios

Hay varios tipos de tumores cerebrales primarios y se suelen clasificar según dónde crecen o por su grado. Generalmente reciben el nombre del tipo de célula cerebral a partir de la cual se desarrollan:

  • Intrínsecos: gliomas, astrocitomas y oligodendrogliomas
  • Extrínsecos: meningiomas

La mayoría de los tumores cerebrales primarios intrínsecos son gliomas. Los gliomas crecen a partir de las células gliales, las cuales ofrecen soporte a las neuronas en el cerebro. Los tipos de gliomas más comunes son los astrocitomas (que crecen de los astrocitos) y oligodendrogliomas (que crecen de los oligodendrocitos).
 
Algunos tumores crecen fuera del cerebro (extrínsecos), a menudo en los tejidos de revestimiento (meninges), y son comúnmente llamados meningiomas. Estos son generalmente benignos (no cancerosos).
 
Los tumores cerebrales también se clasifican por grados que reflejan qué tan rápido crecen y si se pueden propagar a tejidos circundantes (malignos). 

Los grados varían del uno al cuatro, siendo uno el más benigno y cuatro el más maligno. El médico puede referirse a un tumor grado uno o dos como ‘grado bajo’ y a uno grado tres o cuatro como ‘grado alto’.

Síntomas de los tumores cerebrales

Los síntomas exactos dependerán de muchos factores, incluyendo el tamaño del tumor y su posición en el cerebro. Algunos tumores cerebrales no causan ningún síntoma y son descubiertos por casualidad.
 
Los síntomas más comunes de los tumores cerebrales son los dolores de cabeza y convulsiones. Si tiene un dolor de cabeza, puede ser peor por la noche que temprano en la mañana, pero se alivia a medida que pasa el día. 

También puede sentir malestar y vomitar o se le puede nublar la vista. Estos síntomas pueden ser causados por la creciente presión del tumor en el cráneo. 

Aunque los dolores de cabeza son uno de los síntomas más comunes, es importante saber que los dolores de cabeza son comunes y la mayoría no son causados por tumores cerebrales.
 
Si el tumor cerebral causa convulsiones, puede ser que la persona no pueda hablar y experimente momentos de inconsciencia.
 
Además, puede sentir debilidad en un lado del cuerpo, dificultad para hablar, leer y escribir, problemas de audición o del sentido del olfato, y cambios en la personalidad, la memoria o la habilidad mental. Esto puede suceder si el tumor ha crecido y ejerce presión en áreas importantes del cerebro.
 
Estos síntomas no están siempre relacionados a un tumor cerebral, pero si los tiene debe consultar con su médico.

Causas de los tumores cerebrales

Las razones exactas de por qué se desarrolla un tumor cerebral todavía no se conocen. La mayoría de los tumores se desarrollan debido a cambios inusuales y fortuitos (mutaciones esporádicas) en las neuronas, pero no se sabe a qué se deben esos cambios.
 
Hay varios factores que pueden aumentar levemente las probabilidades de desarrollar un tumor cerebral, incluyendo:

  • La edad: a medida que aumenta la edad, las probabilidades de desarrollar un tumor cerebral también aumentan
  • Enfermedades hereditarias: por ejemplo, neurofibromatosis (una condición que afecta el desarrollo y crecimiento de las neuronas)
  • Exposición a la radiación: por ejemplo, si ha tenido radioterapia aplicada a la cabeza como tratamiento para otro cáncer
  • Sistema inmunológico débil: por ejemplo, si tiene VIH/SIDA, o si toma medicamentos para suprimir el sistema inmunológico

Diagnóstico de los tumores cerebrales

El médico le hará preguntas sobre sus síntomas y le hará un examen. Puede ser que recomiende análisis para examinar los reflejos, la coordinación, fortaleza muscular, memoria y visión.
 
Puede ser que el médico le refiera a un neurólogo (un médico especialista en condiciones que afectan el sistema nervioso) o a un neurocirujano (un cirujano que opera en el cerebro y la médula espinal).
 
El médico también puede requerir uno o varios de los exámenes a continuación:

  • Una tomografía computarizada (TC) – utiliza rayos X para formar una imagen tridimensional del cerebro.
  • Una imagen de resonancia magnética (IRM) – utiliza imanes y radiofrecuencia para producir imágenes del interior del cuerpo.
  • Un electroencefalograma (EEG) – es un examen sin dolor que registra la actividad eléctrica del cerebro. Es utilizado para diagnosticar epilepsia.

 
Si su médico sospecha que puede tener un tumor cerebral, le referirá a un hospital que se especializa en el tratamiento de condiciones cerebrales. Puede ser que necesite una biopsia (por medio de la cual se extrae una pequeña muestra de tejido) para averiguar el tipo y grado del tumor.
 
Este procedimiento es generalmente realizado bajo anestesia local (a menudo con algún sedante) pero algunas veces se hace bajo anestesia general.

El médico usará los resultados de la TC y la IRM para encontrar la posición exacta del tumor. La biopsia es luego enviada a un laboratorio para análisis. El tratamiento será diseñado de acuerdo con el tipo y grado del tumor cerebral.

Tratamiento de los tumores cerebrales

El tratamiento que necesite dependerá del tipo de tumor cerebral, así como de su tamaño, grado y posición en el cerebro.
 
Si el tumor crece lentamente y no causa mayores síntomas, puede ser que no necesite ningún tratamiento. Su condición será examinada cuidadosamente con chequeos regulares y tomografías. Esto es generalmente llamado supervisión activa o espera cautelosa.
 
La cirugía, la radioterapia y la quimioterapia son las opciones de tratamiento principales para los tumores cerebrales, y pueden usarse individualmente o combinadas.

Cirugía

El cirujano podrá recomendar un procedimiento llamado craneotomía para extirpar el tumor. Generalmente se realiza bajo anestesia general, y el paciente está durmiendo durante la operación. Sin embargo, es posible que sea necesario que el paciente esté despierto durante el procedimiento para que el cirujano pueda supervisar la función cerebral durante la operación.

Esto es importante al extirpar tumores en áreas del cerebro que controlan funciones vitales como el movimiento, los sentidos y el habla.
 
El cirujano cortará el cuero cabelludo y el área del cráneo sobre el tumor. Luego extirpará lo más que se pueda del tumor y reemplazará la porción de cráneo y cuero cabelludo.

Puede ser que no sea posible extirpar todo el tumor, particularmente si es de alto grado. Cuando esto sucede, el paciente generalmente necesitará tratamiento adicional como radioterapia y/o quimioterapia para controlar la parte que haya quedado del tumor.
 
Durante la operación, puede ser que el cirujano coloque en el área afectada del cerebro pequeñas obleas que contienen medicamentos usados en quimioterapia para matar las células cancerosas remanentes, pero esto no siempre es adecuado en todos los casos.
 
El cirujano se indicará cuáles son los riesgos potenciales y el tratamiento necesario después de la operación.

Radioterapia

La radioterapia utiliza rayos X para tratar el cáncer. Un rayo de radiación es dirigido hacia el tumor para destruir las células cancerosas con mínimo daño al tejido sano circundante.
 
La radioterapia generalmente se usa después de una cirugía para matar cualquier parte del tumor que no haya podido ser extirpado, o como una alternativa a la cirugía. Es un procedimiento sin dolor que generalmente es administrado en una serie de tratamientos diarios en el curso de dos a seis semanas.
 
La radiocirugía (también conocida como tratamiento con bisturí de rayos gamma) es un tipo de radioterapia altamente concentrada. Generalmente se administra como un solo tratamiento y es usado más comúnmente para tratar tumores extrínsecos como meningiomas y neuromas. Consulte con su cirujano para obtener más información.

Quimioterapia

La quimioterapia utiliza medicinas para destruir las células cancerosas. Generalmente se administra por medio de tabletas o por inyección. Pocas medicinas de quimioterapia son efectivas para tratar tumores cancerosos – las más comunes son la temozolomida o una combinación de tres drogas llamadas procarbazina, lomustina y vincristina (PCV).

 
La quimioterapia con temozolomida es frecuentemente usada en combinación con la radioterapia para tratar tumores cerebrales malignos llamados glioblastomas. Este tratamiento también puede ser usado para tratar tumores recurrentes.

Medicinas

Se pueden administrar medicinas para ayudar a controlar los síntomas antes o después de la cirugía, o durante o después de la radioterapia. Los esteroides ayudan a disminuir la hinchazón causada por el tumor cerebral. Los medicamentos anticonvulsivos ayudan a prevenir las convulsiones.

Nuevos medicamentos conocidos como terapias biológicas están ahora disponibles y se espera que sean altamente efectivos para tratar tumores primarios cerebrales malignos. Pueden ser especialmente efectivos para pacientes con tumores recurrentes, mas no son efectivos para todos los pacientes. Consulte con su médico para obtener más información.

Ayuda y apoyo

Ser diagnosticado con cáncer puede ser angustioso para usted y su familia. Tratar con los aspectos emocionales y los síntomas físicos es parte importante del tratamiento.

Los médicos y enfermeros especialistas en cáncer son expertos en proporcionar el apoyo que necesita, y puede que sea posible que le visiten en casa. Si tiene un cáncer más avanzado, puede obtener apoyo adicional en una residencia para cuidados paliativos.

Preguntas y respuestas

Respuesta

No, actualmente no existe evidencia de que los teléfonos celulares pueden causar tumores cerebrales.

Explicación

Los teléfonos celulares emiten y reciben ondas de radiofrecuencia. Estas ondas de radiofrecuencia pueden elevar la temperatura del cuerpo. En el Reino Unido existen regulaciones para asegurar que ninguno de los teléfonos celulares que se venden allí expongan a nadie a niveles dañinos de ondas de radiofrecuencia. Los estudios han determinado que la exposición a ondas de radiofrecuencia debajo de esos niveles no causa el desarrollo de problemas de la salud.
 
Sin embargo, ya que los teléfonos celulares son una invención relativamente reciente, los investigadores no pueden estar absolutamente seguros de que no causan ningún problema de salud si son usados durante largos períodos de tiempo. Por eso es recomendable tratar de mantener las conversaciones por teléfono celular lo más cortas posible para minimizar la cantidad de ondas de radiofrecuencia a las que esté expuesto. Los niños menores de 16 años solamente deberían usar teléfonos celulares cuando sea absolutamente necesario, ya que su cerebro y sistema nervioso están todavía en desarrollo y la exposición a ondas de radiofrecuencia podría tener un mayor efecto en ellos.

Respuesta

Los tumores cerebrales pueden ser tratados exitosamente, pero es posible que regresen (recurran). Esto depende mayormente del tipo y grado del tumor y de cuánto haya podido extirparse con cirugía. Se necesitarán chequeos regulares después de terminar el tratamiento, aun cuando el tumor haya sido benigno (no canceroso) y no se haya propagado a otros tejidos.

Explicación

Tanto los tumores malignos (cancerosos) como los benignos (no cancerosos) pueden regresar después de que hayan sido tratados. Cuando esto pasa, son llamados tumores recurrentes. Cuando los tumores cerebrales regresan, generalmente crecen en la misma área del cerebro donde se localizó el primer tumor. También pueden desarrollarse en un área diferente del cerebro o en la médula espinal.
 
Si el tumor cerebral regresa después del tratamiento, el médico analizará todas las opciones posibles. Esto dependerá del tipo de tratamiento que recibió para el primer tumor.
 
Puede ser que sea posible extirpar el tumor recurrente con cirugía. Esto dependerá de varios factores, incluyendo el tipo y tamaño del tumor, qué tan rápido está creciendo, y si se ha propagado a otras partes del cerebro o a la médula espinal, y también de su salud en general.
 
Generalmente es posible que se le administre quimioterapia si el tumor ha regresado. Aun cuando haya recibido este tratamiento anteriormente, el médico puede usarlo de nuevo, tal vez con un medicamento diferente la segunda vez.
 
Si recibió radioterapia para tratar el primer tumor, puede ser que no pueda volver a recibirla, ya que la radiación puede causar daño al tejido sano en el cerebro. Si el tumor se encuentra en la misma área que el primero, es probable que no reciba radioterapia, ya que podría causar demasiado daño al tejido sano en el cerebro. Sin embargo, si el tumor regresa en una parte diferente del cerebro, puede ser posible que se le administre más radioterapia.
 
Si ya se han tratado todas las opciones de tratamiento y los médicos no pueden deshacerse del tumor, puede ser que se administre un tratamiento para ayudar a controlar los síntomas. Puede que se administren esteroides que ayuden a controlar los síntomas reduciendo la inflamación en la cabeza y medicamentos para aliviar los dolores de cabeza. También se pueden recetar medicamentos anticonvulsivos para controlar las convulsiones que a veces ocurren en pacientes con tumores cerebrales avanzados.

Respuesta

Usted necesitará chequeos regulares después de su tratamiento. Su médico requerirá varios exámenes, incluyendo ecografías y tomografías, pero esto dependerá de su condición y del tratamiento que recibió.

Explicación

El médico que realice sus chequeos regulares dependerá del tipo de tratamiento que haya tenido. Puede ser un oncólogo (especialista en cáncer), un cirujano u otro especialista.
 
Durante la consulta, el médico realizará un examen y le preguntará si ha tenido algún síntoma. Puede ser que necesite una TC o una IRM, pero generalmente esto es necesario solo si el médico cree que el tumor pueda regresar (recurrir). Si el tumor regresa, los síntomas serán similares a los que tuvo con el primer tumor. Sin embargo, esos síntomas no siempre significan que el tumor ha regresado y pueden darse por otras razones diferentes. Es recomendable que siempre le informe a su médico sobre cualquier síntoma nuevo lo antes posible.
 
Si el tratamiento ha sido exitoso, los chequeos se harán menos frecuentes a medida que pase el tiempo.
 
No es posible para los médicos predecir precisamente cuándo o si un tumor regresará o no. Por eso es necesario que usted se haga chequeos regulares después de haber terminado el tratamiento, aun cuando el tumor haya sido benigno (no canceroso) y no se haya propagado a otros tejidos.

Respuesta

Tan pronto sea diagnosticado con un tumor cerebral, deberá dejar de conducir y deberá informar a la agencia de conductores y vehículos correspondiente. Ellos le informarán cuando sea posible que usted vuelva a conducir.

Explicación

Si tiene un tumor cerebral, debe informar a la agencia de conductores y vehículos correspondiente ya que puede haber riesgo de tener epilepsia y podría afectar su visión y su habilidad de conducir. No se le permitirá conducir hasta que el departamento médico de la agencia confirme que es seguro que lo haga de nuevo. Eso se hace por su propia seguridad y la de otros conductores. Puede ser que la agencia de conductores y vehículos necesite contactar a su médico para decidir cuánto tiempo deba abstenerse de conducir. Una vez que este tiempo haya pasado, se le realizará una prueba médica para examinar su visión y su habilidad para controlar el vehículo.

Más información

CancerHelp UK
Tel 0808 800 4040
www.cancerhelp.org.uk

Macmillan Cancer Support
Tel 0808 808 0000
www.macmillan.org.uk

Fuentes

  • Tumores cerebrales. Macmillan Cancer. www.macmillan.org.uk
  • Cassidy J, Bissett D, Spence RAJ, et al. Manual de oncología Oxford. Segunda edición. Oxford: Oxford University Press, 2006:436–43
  • Tumores cerebrales. Cancer Research UK. www.cancerhelp.org.uk
  • Neoplasmas, Cerebro. eMedicine. http://emedicine.medscape.com
  • Tumor cerebral – sospecha. Clinical Knowledge Summaries. 
  • El Grupo de Estudio INTERPHONE. Riesgo de tumor cerebral relacionado con el uso de teléfonos celulares: resultados del estudio internacional de caso-control INTERPHONE. Int J Epidemiol; 39(3):675-94. doi:10.1093/ije/dyq079
  • Implante de obleas de quimioterapia (obleas Gliadel). Cancer Research UK. www.cancerhelp.org.uk
  • Joint Formulary Committee, British National Formulary. 60.a edición. London: British Medical Association and Royal Pharmaceutical Society of Great Britain
  • Vredenburgh JJ, Desjardins A, Herndon JE, et al. Bevacizumab e irinotecan para tratar glioblastoma multiforme recurrente. J Clin Oncol 2007; 25:4722-9. doi:10.1200/JCO.2007.12.2440
  • Schu J, Bohler E, Berg G, et al. Teléfonos celulares, teléfonos inalámbricos, y los riesgos de glioma y meningioma (Grupo de Estudio Interphone, Alemania). Am J Epidemiol 2006; 163(6):512-20. doi:10.1093/aje/kwj068
  • Teléfonos celulares y la salud. Departmento de Salud. www.dh.gov.uk
  • Preguntas y Respuestas acerca de los Tumores Cerebrales. Fundación Nacional de Tumores Cerebrales. www.braintumor.org
  • Tumor cerebral – Una guía para pacientes y las personas que cuidan de ellos. Brain & Spine Foundation. www.brainandspine.org.uk
  • Reglas médicas para conductores. Directgov. www.direct.gov.uk

Esta información ha sido publicada por el Equipo de Información sobre la Salud de Bupa, y está basada en fuentes acreditadas de información médica. Ha sido revisada por los médicos de Bupa. El contenido se ofrece como información general únicamente y no reemplaza la necesidad de consultar con un profesional médico calificado.
 
Fecha de revisión: 2021

Artículos recomendados

Lee nuestros artículos según la categoría que más te interese
enfermedad de Parkinson
Esta hoja informativa está destinada a quienes padecen la enfermedad de Parkinson, o a quienes desean informarse sobre el tema. La enfermedad de Parkinson afecta la manera como el cerebro coordina los movimientos del cuerpo. Esto ocurre cuando hay escasez de una sustancia química denominada dopamina en el cerebro.
Una-pareja-de-la-tercera-edad-abrazandose
Una actitud de comprensión y apoyo puede contribuir en hacer de la vida de nuestros seres queridos afectados por el Alzheimer más fácil de llevar.
6 Minutos de lectura