Pasar al contenido principal

Vacunas para niños

Vacunas-en-niños

5 Minutos de lectura

La inmunización infantil es el uso de vacunas en niños para protegerlos contra enfermedades infecciosas.

Importancia de las vacunas en los niños

Los bebés nacen con cierta inmunidad contra enfermedades infecciosas como el sarampión. Esta ‘inmunidad pasiva’ se trasmite de la madre al bebé, pero solamente perdura unos pocos meses. 

Su hijo deberá generar sus propios anticuerpos (proteínas producidas por el sistema inmunitario) para combatir virus y bacterias.

Las vacunas estimulan el sistema inmunitario de la misma forma que una infección, pero sin desarrollar la enfermedad. Las vacunas son una forma segura de garantizar que su hijo genere sus propios anticuerpos para una infección específica. Las vacunas se elaboran con:

  • Virus o bacterias muertos
  • Toxinas inactivadas de un virus o de una bacteria
  • Una forma debilitada de un virus o una bacteria viva (llamada una vacuna viva)
  • Fracciones de un virus o bacteria, pero no el organismo completo (llamada vacuna fraccionada)

¿Por qué inmunizar a los menores?

Todas las infecciones que están en el programa de inmunización pueden convertirse en una enfermedad grave y tienen el potencial de causar discapacidad o muerte. Vacunar a su hijo significa que estará protegido contra estas enfermedades graves y los posibles efectos devastadores de las mismas.

Si la mayoría de los niños están inmunizados, entonces el riesgo de infección en la comunidad se reduce significativamente e incluso los niños no vacunados corren menos riesgo de contraer la enfermedad. Esto recibe el nombre de ‘inmunidad colectiva’. 

Por ejemplo, si nueve de cada 10 niños están vacunados contra el sarampión, las paperas y la rubéola (vacuna MMR o tripe viral), estas enfermedades pueden ser eliminadas de la comunidad.

Algunas personas argumentan que ya no existe la necesidad de inmunizar a los niños. No obstante, estas enfermedades no han aún desaparecido y si su hijo está en contacto con alguien con la enfermedad entonces es probable que contraiga la enfermedad. Por ejemplo, la parálisis de la polio aún ocurre en todas partes del mundo. 

Si más personas optan por no inmunizar a sus hijos, entonces la cantidad de niños en riesgo de contraer una enfermedad aumentará y habrá brotes de la enfermedad.
 
El único momento en que se deja de inmunizar a los niños es cuando una enfermedad ha sido completamente erradicada del mundo, por ejemplo, como ocurrió con la viruela en 1979.

Tipos de vacunas para niños

La vacunación infantil puede diferir según el país. En varios países, se vacuna sistemáticamente a los niños para protegerlos contra:

  • difteria
  • tétanos
  • pertussis (tos ferina)
  • polio
  • Haemophilus influenzae tipo B (Hib)
  • meningitis C
  • infección neumocócica (por ejemplo, neumonía, septicemia y meningitis)
  • sarampión
  • paperas
  • rubeola (sarampión alemán)
  • virus del papiloma humano (VPH)

 
Las siguientes vacunas se dan en forma selectiva:

  • bacilo de Calmette-Guérin (BCG) – protege contra la tuberculosis (TB)
  • hepatitis B

En algunas inmunizaciones, su bebé necesitará un ciclo de vacunas para desarrollar sus defensas. Las vacunas de refuerzo se necesitan para lograr el nivel máximo de inmunidad de los niños en edad preescolar y de los adolescentes.

Explicación sobre las vacunas

Vacuna pentavalente (DtaP/IPV/Hib)

La vacuna DTaP/IPV/Hib es un tratamiento combinado contra las siguientes cinco enfermedades en una sola vacuna (5 en 1), por lo que también es conocida como vacuna pentavalente.
 

  • D - difteria – vacuna fraccionada
  • T - tétanos
  • aP - Pertussis (tos ferina) - vacuna acelular
  • IPV - poliomielitis
  • Hib - Haemophilus influenzae tipo B
     

Vacuna neumocócica (PCV)

La vacuna neumocócica conjugada o PCV, por sus siglas en inglés, protege contra algunas cepas de infección por neumococos, que pueden causar enfermedades como neumonía, septicemia y meningitis.

Vacuna contra meningococo tipo C (Men C)

La vacuna Men C protege contra la bacteria que causa una forma grave de envenenamiento de la sangre (septicemia) y/o meningitis. Su hijo puede darse esta vacuna simultáneamente con la vacuna DTaP/IPV/Hib. Se administra como una inyección separada.

Vacuna contra sarampión/paperas/rubeola (MMR)

La vacuna MMR protege contra el sarampión, las paperas y la rubeola por lo que también recibe el nombre de vacuna triple viral.

Vacuna Bacilo de Calmette-Guerín (BCG)

La vacuna BCG protege contra la tuberculosis (TB). La vacuna BCG, en general, se da a aquellos niños con mayor probabilidad de contraer la enfermedad, como:

  • niños que viven en zonas con alto índice de TB
  • niños cuyos padres o abuelos nacieron en países con un alto índice de TB

A su hijo se le hará una prueba cutánea antes de la inyección y entonces, si es necesario, se le inyectará en la parte superior del brazo.

Vacuna contra la hepatitis B

La vacuna contra la hepatitis B, en general, se da únicamente a aquellos niños con mayor probabilidad de contraer la enfermedad, como aquellos cuyo padre o madre tiene hepatitis B.

Vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH)

En la actualidad, se vacuna contra el VPH en forma sistemática a las niñas de entre 12 y 13 años. Esto las protege contra los dos principales tipos de virus que causan cáncer cervical.

Calendario de inmunización

La siguiente tabla muestra un resumen general de cuándo vacunar a su hijo contra cada enfermedad (a consultar en cada país):

Edad Vacuna Tipo de inyección Etapa del ciclo de vacunación
2 meses

DTaP/IPV/Hib

5 en 1

Primera dosis

 

PCV Simple Primera dosis
3 meses

DTaP/IPV/Hib

Men C

5 en 1 

Simple

Segunda dosis

Primera dosis

4 meses

DTaP/IPV/Hib

Men C

PCV

5 en 1

Simple

Simple

Tercera dosis

Segunda dosis

Segunda dosis

12 meses

Hib/Men C Simple Refuerzo

13 meses

MMR 3 en 1 Primera dosis 
3 años y 4 meses a 5 años

PCV

MMR 

DTap/IPV

Simple

3 en 1

4 en 1

Refuerzo

Refuerzo

Refuerzo

12 a 13 años (ninas) VPH Simple Tres dosis en un período de seis meses

13 a 18 años 

Td/IPV Simple Refuerzo

¿Cómo se dan las vacunas?

Las vacunas se administran mediante una inyección, generalmente en el músculo de la parte superior del brazo o en el muslo.

Cuándo retrasar la inmunización

Si su hijo está sano y le corresponde vacunarse, no debe retrasar la vacunación.

No se le dará una vacuna a su hijo si tiene fiebre en el momento en que le corresponde vacunarse. La vacuna podría aumentar la fiebre, y además la enfermedad presente en su hijo podría hacer que resultara difícil identificar cualquier efecto secundario de la vacuna. 

Su médico de cabecera o enfermero generalmente examinará a su hijo y volverá a programar la cita si este se encuentra demasiado afectado como para administrarle la inyección.

Si tiene alguna inquietud sobre una vacuna específica o si su hijo tiene alergia a los huevos, hable con su médico de cabecera, enfermero general o auxiliar sanitario.

No se le darán vacunas vivas a su hijo, tales como las vacunas MMR y BCG, si:

  • está recibiendo tratamiento contra el cáncer o ha sido tratado contra el cáncer en los últimos seis meses
  • tiene un sistema inmunitario débil
  • está tomando medicamentos para inhibir su sistema inmunitario
  • ha sido sometido a un trasplante de médula en los últimos seis meses
  • está recibiendo tratamiento de esteroides, por ejemplo, contra el asma

 
Hable con su médico de cabecera si su hijo tiene alguna enfermedad que afecte a su sistema inmunitario.

Razones incorrectas para retrasar la inmunización

No retrase la vacunación de su hijo si:
 

  • tiene una enfermedad menor, tal como un resfrío o si presenta mucha tos
  • ya ha tenido una enfermedad similar a una cubierta por la vacuna combinada (por ejemplo, incluso si su hijo ha tenido paperas, debe recibir la vacuna MMR)
  • está recibiendo tratamiento con antibióticos, esteroides tópicos o corticosteroides de reemplazo
  • fue un bebé prematuro o muy pequeño, o tuvo ictericia al nacer
  • es amamantado o si la madre está embarazada
  • tiene una afección neurológica estable, como, por ejemplo, parálisis cerebral
  • tiene asma, fiebre del heno o eczema
  • tiene una cirugía programada o ha sido sometido recientemente a una cirugía
  • ha excedido la edad recomendada en el calendario para la vacunación
  • tiene antecedes familiares de efectos secundarios a una vacuna, enfermedad inflamatoria intestinal o autismo
  • tiene alergia a los alimentos, enfermedad inflamatoria intestinal o autismo

Efectos secundarios de las vacunas en niños

Los efectos secundarios son los efectos no deseados, aunque mayormente temporales y leves, de una inmunización exitosa.

Los efectos secundarios de una vacuna pueden incluir:

  • enrojecimiento e inflamación en el lugar de la inyección
  • aumento de la temperatura (más de 37.5°C pero menos de 39°C)
  • náuseas y/o diarrea
  • ganglios inflamados
  • un pequeño bulto en el lugar de la inyección que podría tardar algunas semanas en desaparecer
  • irritabilidad

 
Para ayudar a bajar la temperatura de su hijo y aliviar cualquier molestia puede:

  • darle a su hijo paracetamol líquido, como por ejemplo Calpol: lea siempre el prospecto de información al paciente que viene con el medicamento, y si tiene preguntas, consulte al farmacéutico
  • quitarle algunas prendas de vestir y frazadas
  • pasarle una esponja con agua tibia y dejar que la piel se seque al aire
     

Reacciones graves

Una reacción grave a una vacuna es muy poco común. Debe buscar atención médica de urgencia si su hijo tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Temperatura muy alta (más de 39°C)
  • Convulsión febril (ataque): convulsiones inducidas por la fiebre
  • Erupción cutánea
  • Dificultad para respirar
  • Flacidez o letargo
  • Llanto inconsolable que puede ser agudo y fuera de lo corriente

¿Las vacunas son seguras?

Sí. Los profesionales de la salud reconocen que la inmunización sistemática es la mejor defensa contra enfermedades potencialmente peligrosas y es una forma segura de garantizar la protección. Ha habido algunas controversias y especulaciones sobre ciertas vacunas en los últimos años. 
 

El uso de timerosal, un compuesto que contiene mercurio, como conservante en la fabricación de vacunas. El timerosal ha sido eliminado de las vacunas simplemente como una precaución y como una iniciativa general para reducir la exposición al mercurio en los niños. 

Ninguna de las vacunas infantiles de rutina contienen timerosal. La vacuna MMR y el autismo. Los estudios de investigación muestran que no existe ninguna relación entre la vacuna MMR y el autismo. En 2010, los medios de comunicación reportaron acerca de un posible vínculo entre la vacuna contra el VPH y la muerte de una niña en edad escolar. Las investigaciones posteriores mostraron que no existió ningún vínculo y que la muerte se debió a una enfermedad no relacionada.

Preguntas y respuestas

Respuesta

Su hijo no estará completamente protegido si no ha recibido todas las dosis de una vacuna.

Explicación

Existen dos razones principales para las dosis de refuerzo: proteger a su hijo y proteger a toda la población infantil.
Primero, las dosis de refuerzo elevan al máximo el nivel de anticuerpos producidos por su hijo como respuesta a una vacuna específica. Si su hijo no ha recibido todas las dosis, su nivel de protección será reducido. En segundo lugar, tener un nivel alto de inmunidad entre la población general (inmunidad colectiva) es esencial para reducir el riesgo de propagación de una enfermedad de una persona a otra. Cuanto menor sea la inmunidad colectiva, mayor será el riesgo de que haya un brote de la enfermedad. Si su hijo falta a una cita y no recibe la dosis de refuerzo a tiempo, simplemente haga una cita lo antes posible. El lapso recomendado entre la vacuna y la dosis de refuerzo es el intervalo ideal de tiempo: pero el refuerzo servirá igualmente si se administra más tarde. No será necesario comenzar el ciclo de vacunas nuevamente.

Respuesta

Sí. Las vacunas no pueden causar todos los síntomas de una enfermedad, lo que significa que el sistema inmunitario de su bebé puede fácilmente soportar las vacunas.

Explicación

A algunos padres les preocupa la cantidad de vacunas que los niños reciben hoy en día. Sin embargo, se ha estimado que el sistema inmunitario de un bebé podría responder a hasta 10,000 vacunas al mismo tiempo.
Una vacuna no ‘debilita’ el sistema inmunitario o pone en mayor riesgo de tener otras infecciones mientras su sistema inmunitario está respondiendo a la vacuna.

Respuesta

Sí, tener una enfermedad no reduce la capacidad de un niño de responder a una vacuna.

Explicación

Es un error común creer que los niños que están enfermos tienen menor probabilidad de responder a una vacuna o que tienen mayor probabilidad de tener efectos secundarios, ya que su sistema inmunitario está comprometido. Los padres también podrían creer equivocadamente que dar una vacuna a un niño que está enfermo podría sobrecargar el sistema inmunitario justamente cuando el niño está ya intentando combatir una infección. 

La respuesta a una vacuna es la misma en un niño sano que en niños con una enfermedad leve o moderada. Sin embargo, si su hijo no se siente bien, su médico o enfermera, en general, le recomendará posponer la inmunización hasta que el niño esté completamente recuperado. Esto no se hace porque su hijo podría no responder bien a la vacuna, sino para asegurar que los síntomas de la enfermedad actual de su hijo no se confundan con los efectos secundarios de la vacuna. Además, un efecto secundario común de cualquier vacuna es la temperatura elevada. Si su hijo tiene temperatura elevada o fiebre en el momento que debe recibir la inyección, a menudo se retrasa la vacunación para evitar empeorarla.

Respuesta

La vacuna contra el cáncer cervical es más efectiva cuando se administra antes que una niña comience a tener relaciones sexuales.

Explicación

La vacuna contra el VPH protege contra dos tipos específicos de VPH, los cuales son los que con mayor frecuencia causan el cáncer cervical. Estos son los tipos 16 y 18 del VPH, los cuales causan alrededor de siete de cada 10 casos de cáncer cervical. La vacuna no protege contra ningún otro tipo de VPH. La vacuna contra el VPH se da a las niñas de entre 12 y 13 años. Esto se hace porque la vacuna es más efectiva si se da a las niñas antes de que comiencen a tener relaciones sexuales. 

 

Más información

NHS immunisation information
www.immunisation.nhs.uk
 

Fuentes

About immunisation. NHS Immunisation Information. www.immunisation.nhs.uk
The vaccines. NHS Immunisation Information. www.immunisation.nhs.uk
FAQs. NHS Immunisation Information.www.immunisation.nhs.uk
The Green Book, Chapter 11: Immunisation schedule. Department of Health. www.dh.gov.uk
The Green Book, Chapter 6: Vaccine safety and the management of adverse events following immunisation. Department of Health, www.dh.gov.uk
Immunizations. Clinical Knowledge Summaries. 

Esta información fue publicada por el equipo de Bupa de información sobre la salud, y está basada en fuentes acreditadas de evidencia médica. Ha sido sometida a revisión por médicos de Bupa. Este contenido se presenta únicamente con fines de información general y no reemplaza la necesidad de consulta personal con un profesional de la salud calificado.

Fecha de revisión: 2021
 

Artículos recomendados

Infección aguda de oído medio
Una infección aguda de oído medio (otitis media) es una infección que causa inflamación en el oído medio.  
3 Minutos de lectura
Reconstrucción del ligamento cruzado anterior
Una reconstrucción del ligamento cruzado anterior consiste en el reemplazo de esa parte de la rodilla. Para hacer esto, se utiliza un tendón de otra parte de su cuerpo. La reconstrucción del ligamento puede mejorar la estabilidad y el funcionamiento de la rodilla después de una lesión.
10 Minutos de lectura
Cirugía de reemplazo de cadera
El reemplazo de cadera se realiza habitualmente cuando una articulación de la cadera se ha dañado o desgastado, por lo general, por artritis o una lesión. Se habla de revisión de cadera (o repetición de reemplazo de cadera) cuando se cambia una prótesis artificial que se ha aflojado, infectado o desgastado.
3 Minutos de lectura
Rotura del tendón de Aquiles
La rotura del tendón de Aquiles es un desgarro, parcial o total, de dicho tendón, en la parte inferior de la pierna. Es el que se rompe con más frecuencia.  
7 Minutos de lectura
Mujer con mononucleosis
La mononucleosis infecciosa (también conocida como fiebre glandular) es una enfermedad común en adolescentes y en adultos jóvenes. La mayoría de las personas se recuperan de la infección en pocas semanas. Sin embargo, en un reducido número de casos, esta puede ocasionar complicaciones más graves.
3 Minutos de lectura
Fiebre escarlatina en bebé
La fiebre escarlatina es una enfermedad infecciosa ocasionada por una bacteria llamada estreptococo y se caracteriza por una erupción.
3 Minutos de lectura
Dolor de espalda
El dolor de espalda generalmente afecta la zona lumbar. Puede ser un problema a corto plazo, que puede durar pocos días o semanas, o continuar varios meses o incluso varios años. La mayoría de las personas tendrán alguna forma de dolor de espalda en alguna etapa de sus vidas.
8 Minutos de lectura
Dislexia en niños
La dislexia es una afección que impide el desarrollo de habilidades basadas en el lenguaje, incluyendo leer, deletrear y escribir.
6 Minutos de lectura
Degeneración macular relacionada con la edad
La degeneración macular relacionada con la edad es una enfermedad que afecta la habilidad de una persona de ver lo que está directamente frente a ella, es decir, su visión central. Es la causa más frecuente de ceguera en personas de más de 60 años en el mundo occidental.
3 Minutos de lectura
crup
El crup es el nombre común de la laringotraqueobronquitis. Ocurre cuando la laringe (caja laríngea), la tráquea y los bronquios (conductos de aire hacia los pulmones) contraen una infección.  Es una afección común y muy pocas veces tiene consecuencias graves. El crup afecta principalmente a niños menores de seis años de edad. 
3 Minutos de lectura
Conjuntivitis
La conjuntivitis es la inflamación de la membrana superficial transparente (la conjuntiva) que recubre la parte blanca del ojo.
3 Minutos de lectura
Cólicos en bebés
Los cólicos en bebés son motivo de llanto inconsolable en un recién nacido sin otro problema de salud. Un bebé con cólicos llora con más frecuencia y durante más tiempo que otros niños. Los cólicos normalmente mejoran por sí solos y la mayoría de los bebés los "superan" hacia los seis meses de edad.
3 Minutos de lectura