Pasar al contenido principal

Dislexia en niños

Dislexia en niños

6 Minutos de lectura

La dislexia es una afección que impide el desarrollo de habilidades basadas en el lenguaje, incluyendo leer, deletrear y escribir.

Acerca de la dislexia

La dislexia es una dificultad específica del aprendizaje que afecta las habilidades asociadas con el lenguaje. Es una dificultad prolongada para leer y escribir que no desaparece a medida que su hijo crece, pero que puede mejorar con una enseñanza especializada.
 
La dislexia no es una discapacidad ni está relacionada con la inteligencia, pero puede afectar habilidades tales como la memoria a corto plazo, las habilidades organizativas y la concentración.
 
A veces, la dislexia está asociada con otras afecciones, tales como la dispraxia (dificultad para coordinar y organizar los pensamientos y movimientos) y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Síntomas de la dislexia

La dislexia afecta a cada persona de manera diferente. Esta puede oscilar entre leve y grave, y los síntomas pueden variar de persona a persona. Por ejemplo, si su hijo tiene dislexia, pudiera leer muy bien, pero tener dificultades para deletrear o escribir.
 
A menudo, las señales de dislexia pueden detectarse a temprana edad. Sin embargo, debido a que cada niño se desarrolla a un ritmo diferente, es importante recordar que, aunque su hijo presente una o varias de las características asociadas con la dislexia, esto no significa necesariamente que padezca de este trastorno. Los síntomas de la dislexia no siempre se manifiestan a temprana edad; su hijo pudiera mostrar síntomas en una etapa tardía de su vida escolar.
 
Hable con la escuela de su hijo, con su médico de cabecera o con su visitador sanitario si piensa que, comparado con otros niños de la misma edad, este muestra algunas de las siguientes señales:

  • tarda en hablar claramente (por lo general, no habla hasta que tiene dos años)
  • tiene dificultad para pronunciar ciertas palabras y confunde la posición de las sílabas, por ejemplo, “murciégalo”, en lugar de “murciélago” (dislexia fonológica, aunque la mayoría de los niños pronuncian las palabras de forma equivocada cuando están aprendiendo a hablar)
  • tiene dificultad para determinar las palabras que riman entre sí
  • tiene dificultad con los números; los pone en orden incorrecto o al revés: por ejemplo, 14 en vez de 41 (dislexia numérica)
  • tiene dificultad para aprenderse el alfabeto
  • no puede establecer una diferencia entre las letras y otros símbolos
  • lee letras o palabras en orden incorrecto o al revés (por ejemplo, lee “los” como “sol”;  escribe la “d” como “b” y la “p” como “q”)
  • tiene dificultad para reconocer palabras que ha visto anteriormente
  • omite o agrega palabras donde no son necesarias
  • no puede reconocer o deletrear su nombre si lo ve escrito
  • tiene una caligrafía deficiente

Es posible que su hijo experimente incomodidad o molestias visuales al leer un texto, tales como palabras borrosas y letras que parecen moverse por la página. Algunos niños son sensibles al resplandor del fondo blanco de una página o a la pantalla de la computadora.

Tal vez tampoco pueda leer textos de ciertos colores sobre un fondo blanco; por ejemplo, si un maestro usa un marcador rojo en un pizarrón blanco. Es posible que su hijo no le hable sobre estas dificultades, así que usted deberá preguntarle lo que ve al mirar una hoja impresa.
 
Hay otros síntomas que no están relacionados con la lectura y la escritura:

  • habilidades motrices deficientes: por ejemplo, podría serle difícil atarse los cordones de los zapatos, dibujar o cortar
  • problemas para seguir instrucciones, o dificultad para hacer las cosas en orden correcto (secuenciación)
  • dificultad para recordar instrucciones y para concentrarse
  • mala coordinación
  • los niños más grandes pudieran sentirse inseguros y tener baja autoestima

Los niños disléxicos también podrían tener, o desarrollar, puntos fuertes específicos, tales como:

  • mayor creatividad y habilidades artísticas/teatrales superiores
  • buena capacidad de pensamiento lateral o de “visión general”
  • habilidades intuitivas para resolver problemas
  • buenas habilidades visuales y espaciales
  • buenas habilidades sociales

Causas de la dislexia

En la actualidad, no se conocen las razones exactas por las que un niño puede padecer dislexia. Las personas disléxicas suelen nacer con el trastorno, pero, por lo general, este no se reconoce hasta que el niño ingresa a la escuela.

 Se cree que dicho trastorno es ocasionado por diferencias en la manera en que el cerebro procesa la información, particularmente el lenguaje. La dislexia está relacionada con la genética; muchas personas disléxicas tienen un familiar que presenta las mismas características.

Diagnóstico de la dislexia

Si usted piensa que su hijo pudiera tener dislexia, es importante que hable con la escuela lo antes posible. Usted puede solicitar una evaluación estatutaria para su hijo a través de la autoridad educativa de su localidad.
 
La evaluación puede incluir pruebas, entrevistas y observación de su hijo. Por lo general, esta evaluación la llevará a cabo un psicólogo educativo colegiado (un profesional que se especializa en la mente y el comportamiento), quien recomendará, tanto a usted como a la escuela de su hijo, la mejor manera de manejar las dificultades del niño.
 
Una vez evaluado su hijo, se le proporcionará a usted un informe con recomendaciones de ayuda educativa para el mismo.

Tratamiento de la dislexia

Con ayuda, su hijo pudiera aprender a leer y a escribir bien. Por lo general, mientras más pronto detecte que su hijo tiene dislexia, mejor. Esto significa que la escuela puede ofrecer ayuda adicional, al igual que usted en la casa.

Cómo ayudar a un niño con dislexia en casa

Es importante que usted le brinde el mayor apoyo posible, y que ayude a su hijo a desarrollar confianza en sí mismo. Los siguientes consejos pueden resultarle útiles:

  • Hable con el maestro de su hijo sobre las habilidades, los avances y las áreas problemáticas del mismo.
  • Manténgase en contacto frecuente con el maestro de su hijo, y busque maneras de apoyarlo y ayudarlo.
  • Trate de conocer otros padres de niños disléxicos. Compartir consejos y apoyo mutuo puede ser de gran ayuda cuando surja un contratiempo.
  • Léale en voz alta a su hijo todos los días; esto le ayudará a ampliar su vocabulario, así como a desarrollar su habilidad para entender el significado de palabras y frases.
  • Ayude a su hijo a organizar sus tareas; por ejemplo, divida un ejercicio grande en porciones más pequeñas y manejables; de este modo, las grandes tareas le parecerán menos abrumadoras. Lea todas las instrucciones con su hijo para asegurarse de que este comprenda bien lo que debe hacer.
  • Anime a su hijo a participar en numerosas actividades extraescolares. Esto puede ayudarle a desarrollar confianza en sí mismo. Mientras más crea usted en las habilidades de su hijo, más confianza desarrollará el mismo.
  • Anime a su hijo a que le informe regularmente sobre sus avances, y felicítelo por lo que vaya logrando.
  • Hable abiertamente con su hijo acerca de su dislexia, y anímelo a hablar con usted sobre sus sentimientos.
  • Muéstrele modelos a imitar que padezcan de dislexia, por ejemplo, Richard Branson, Steve Redgrave y Keira Knightly.
  • Cuando su hijo sea mayor, ayúdele a explicarles la dislexia a otras personas.
     

Ayuda en la escuela o la universidad

Las autoridades educativas y las escuelas deben satisfacer las necesidades docentes especiales de los alumnos, incluyendo las de los niños con dislexia.

Hable con los maestros de la escuela de su hijo. Programe una cita con el coordinador de necesidades docentes especiales para que se hagan los arreglos de enseñanza especializada pertinentes y se pueda implementar un plan de educación individual 
 
Hay muchas cosas que se pueden hacer para ayudar a su hijo en la escuela. Los niños disléxicos responden mejor a un tipo de enseñanza altamente estructurado, detallado, que se desarrolla gradualmente (acumulativo) y multisensorial (mirar, escuchar, decir y hacer). Las lecciones deberán ser variadas, interesantes y activas, así como comprender distintos tipos de material docente, tales como libros, computadoras, DVD interactivos y otros. A su hijo se le puede dar tiempo adicional para que lleve a cabo las tareas, y el maestro del niño podría emplear formas alternativas para evaluarlo.
 
Si su hijo es sensible al resplandor del fondo blanco de la página, la escuela puede proporcionarle hojas de color crema o pastel para reducir el resplandor. Tal vez deban emplearse filtros de color para facilitarle la lectura y la escritura, o quizás a su hijo le convenga usar anteojos oscuros.

La escuela o el médico de cabecera podría remitir a su hijo a un optometrista que tenga conocimientos especializados sobre este trastorno (un profesional de la salud registrado que examina los ojos, evalúa la vista, y receta anteojos y lentes de contacto), si usted piensa que al niño le convendría usar anteojos oscuros.

Preguntas y respuestas

Respuesta

La escuela de su hijo tiene la obligación de brindarle apoyo. Esta puede ayudarle de muchas formas, incluyendo clases especializadas, el uso de computadoras y tiempo adicional para realizar los trabajos y exámenes.
 

Explicación

Si su hijo tiene dislexia, hable con su maestro y programe una cita con el coordinador de necesidades docentes especiales (SENCO, por sus siglas en inglés) de la escuela. La escuela de su hijo deberá elaborar un plan de educación individual (IEP, por sus siglas en inglés) para su hijo. Este debe estar específicamente diseñado para satisfacer las necesidades y habilidades de su hijo, y se utilizará para monitorear el progreso del mismo.
 
La ayuda adicional que se le puede ofrecer a su hijo en el aula podría incluir:
 

  • el uso de un equipo especializado, tal como una computadora
  • asistencia adicional por parte del personal docente
  • impresiones en hojas de color si su hijo las necesita, o el uso de filtros de color
  • diferentes métodos de enseñanza, o el uso de una gama más amplia de material docente
  • tiempo adicional para llevar a cabo ciertas tareas
  • arreglos especiales para los exámenes; por ejemplo, proporcionarle tiempo adicional, un lector o alguien que escriba en su lugar

 
Si el maestro de su hijo piensa que este no está avanzando, o que se está frustrando, la escuela puede hacer los arreglos pertinentes para que un especialista le brinde apoyo.

Respuesta

Sí, a algunas personas disléxicas les resulta más fácil leer de un papel de color, o si miran un texto a través de lentes o filtros de color.
 

Explicación

A algunas personas disléxicas les resulta difícil leer textos sobre un fondo blanco, debido a que son particularmente sensibles a la luz que este refleja (resplandor). También pudieran tener problemas para leer la letra impresa, debido a que esta se les vuelve inestable en la página; por ejemplo, el texto les parece borroso, las letras se les mueven por la página, y las palabras se duplican o “parpadean”. Esto se denomina síndrome de Meares-Irlen. Es más común en personas con dislexia.
 
Leer el texto de una hoja con fondo de color, en lugar de blanco, usar anteojos oscuros o colocar un filtro de color sobre el fondo blanco suele facilitar considerablemente la lectura. Tal vez sea necesario que los maestros cambien el color del marcador que usan para escribir en el pizarrón, ya que las personas con síndrome de Meares-Irlen suelen tener problemas para leer ciertos colores, tales como el rojo, en un pizarrón blanco. Las pantallas de las computadoras pueden adaptarse con colores de fondo especiales.
 
Si usted piensa que su hijo necesita este tipo de ayuda para leer, puede pedirle a la escuela o al médico de cabecera que lo remita a un optometrista (un profesional de la salud registrado que examina los ojos, evalúa la vista, y receta anteojos y lentes de contacto).

Respuesta

Es muy improbable que la dislexia sea causa directa de los problemas de comportamiento en su hijo, pero sí pudiera provocarle frustración, la que a su vez podría dar lugar a problemas de comportamiento.
 

Explicación

Por lo general, los problemas de comportamiento no son un síntoma de dislexia. Sin embargo, sin el apoyo adecuado, la dislexia puede perjudicar el aprendizaje de los niños, y debido a que estos no aprenden, tanto su comportamiento como su confianza en sí mismos pudieran verse afectados. Su hijo podría sentirse frustrado por no poder hacer las mismas cosas que otros niños, o aburrirse por no poder participar en las lecciones, y esto pudiera manifestarse en forma de mal comportamiento. La dificultad para concentrarse por un tiempo prolongado, o bien para organizarse, también pudiera dar una idea equivocada de su comportamiento.
 
Es importante que usted hable con su hijo acerca de la dislexia, así como que lo anime y apoye cualquier avance que realice. Acuérdese de felicitarlo incluso por cosas pequeñas, y trate de enfocarse en los aspectos positivos del trastorno de su hijo, por ejemplo, la creatividad.
 
Los niños con necesidades docentes especiales, tales como los disléxicos, tienen más probabilidades de convertirse en víctimas de acoso escolar, ya que pueden ser identificados como diferentes a sus compañeros. Si le preocupa que su hijo pueda ser víctima de acoso escolar, hable con sus maestros. Seguramente, la escuela de su hijo tendrá implementada una política con respecto al acoso escolar, y podrá afrontar el problema. Usted también puede ayudar escuchando a su hijo, tranquilizándolo y analizando las maneras de resolver el problema.
 
Si le preocupa el comportamiento de su hijo, o el de otros chicos con respecto a este, hable con su hijo y con su maestro.
 
 

 

Esta información fue publicada por el equipo de información sobre salud de Bupa y está basada en fuentes acreditadas de evidencia médica. Ha sido sometida a revisión por pares por parte de médicos de Bupa. Este contenido se presenta únicamente con fines de información general y no reemplaza la necesidad de consulta personal con un profesional de la salud calificado.
 
Fecha de revisión: 2021

Artículos recomendados

Infección aguda de oído medio
Una infección aguda de oído medio (otitis media) es una infección que causa inflamación en el oído medio.  
3 Minutos de lectura
Vacunas-en-niños
La inmunización infantil es el uso de vacunas en niños para protegerlos contra enfermedades infecciosas.
5 Minutos de lectura
Reconstrucción del ligamento cruzado anterior
Una reconstrucción del ligamento cruzado anterior consiste en el reemplazo de esa parte de la rodilla. Para hacer esto, se utiliza un tendón de otra parte de su cuerpo. La reconstrucción del ligamento puede mejorar la estabilidad y el funcionamiento de la rodilla después de una lesión.
10 Minutos de lectura
Cirugía de reemplazo de cadera
El reemplazo de cadera se realiza habitualmente cuando una articulación de la cadera se ha dañado o desgastado, por lo general, por artritis o una lesión. Se habla de revisión de cadera (o repetición de reemplazo de cadera) cuando se cambia una prótesis artificial que se ha aflojado, infectado o desgastado.
3 Minutos de lectura
Rotura del tendón de Aquiles
La rotura del tendón de Aquiles es un desgarro, parcial o total, de dicho tendón, en la parte inferior de la pierna. Es el que se rompe con más frecuencia.  
7 Minutos de lectura
Mujer con mononucleosis
La mononucleosis infecciosa (también conocida como fiebre glandular) es una enfermedad común en adolescentes y en adultos jóvenes. La mayoría de las personas se recuperan de la infección en pocas semanas. Sin embargo, en un reducido número de casos, esta puede ocasionar complicaciones más graves.
3 Minutos de lectura
Fiebre escarlatina en bebé
La fiebre escarlatina es una enfermedad infecciosa ocasionada por una bacteria llamada estreptococo y se caracteriza por una erupción.
3 Minutos de lectura
Dolor de espalda
El dolor de espalda generalmente afecta la zona lumbar. Puede ser un problema a corto plazo, que puede durar pocos días o semanas, o continuar varios meses o incluso varios años. La mayoría de las personas tendrán alguna forma de dolor de espalda en alguna etapa de sus vidas.
8 Minutos de lectura
Degeneración macular relacionada con la edad
La degeneración macular relacionada con la edad es una enfermedad que afecta la habilidad de una persona de ver lo que está directamente frente a ella, es decir, su visión central. Es la causa más frecuente de ceguera en personas de más de 60 años en el mundo occidental.
3 Minutos de lectura
crup
El crup es el nombre común de la laringotraqueobronquitis. Ocurre cuando la laringe (caja laríngea), la tráquea y los bronquios (conductos de aire hacia los pulmones) contraen una infección.  Es una afección común y muy pocas veces tiene consecuencias graves. El crup afecta principalmente a niños menores de seis años de edad. 
3 Minutos de lectura
Conjuntivitis
La conjuntivitis es la inflamación de la membrana superficial transparente (la conjuntiva) que recubre la parte blanca del ojo.
3 Minutos de lectura
Cólicos en bebés
Los cólicos en bebés son motivo de llanto inconsolable en un recién nacido sin otro problema de salud. Un bebé con cólicos llora con más frecuencia y durante más tiempo que otros niños. Los cólicos normalmente mejoran por sí solos y la mayoría de los bebés los "superan" hacia los seis meses de edad.
3 Minutos de lectura