Pareja con máscaras de protección

Coronavirus: el brote de coronavirus ha sido ampliamente reportado en las noticias. Es natural sentirnos preocupados cuando noticias como esta llegan a los titulares. Le invitamos a visitar nuestro artículo informativo acerca del Coronavirus. Si tiene dudas sobre los beneficios y coberturas de su póliza, por favor contacte el número de servicio al cliente que se encuentra en el reverso de su tarjeta.

 

Prueba de sangre en mujer embarazada

Diabetes Gestacional

A Acerca de la diabetes gestacional

Si usted tiene diabetes gestacional, significa que tiene un nivel elevado de azúcar en la sangre, pero solo durante el embarazo. Cuando no está embarazada, usted no tiene diabetes.

Su cuerpo normalmente libera una hormona (un mensajero químico que se transporta en la sangre) llamado insulina que asegura que sus células asimilan el azúcar en su sangre para convertirlo en energía. El exceso de azúcar que no necesita se almacena en sus células como grasa. Generalmente durante el embarazo sus hormonas, como el estrógeno y la progesterona, provocan un aumento en la resistencia a la insulina. Esto significa que su cuerpo necesita producir más insulina para tener el mismo efecto en el azúcar en su sangre que si usted no estuviera embarazada. Esto sucede para que su sangre conserve más azúcar para que su bebé pueda usar para energía y para crecer.

Para hacer frente al aumento de azúcar, su cuerpo normalmente debe producir más insulina durante el embarazo. Esto asegura que el azúcar en la sangre que usted y su bebé en crecimiento no usan se siga almacenando. Si desarrolla diabetes durante el embarazo, significa que su cuerpo no está liberando suficiente insulina o sus células no responden a la insulina. Como resultado, su nivel de azúcar en sangre permanece alto. Esto puede producir diversos efectos en usted y en su bebé en crecimiento.

La diabetes gestacional suele iniciarse entre la semana 13 y la semana 28 del embarazo y desaparecerá después del nacimiento del bebé. Si todavía tiene diabetes después del nacimiento de su bebé, es probable que usted tuviera ya diabetes subyacente y que se detectó únicamente porque estaba embarazada. En este caso, necesitará tratamiento.

  1. Síntomas de la diabetes gestacional

    La diabetes gestacional a menudo no le producirá ningún síntoma. No obstante, a veces podría notar síntomas de niveles elevados de azúcar en sangre, que pueden incluir:

    • tener más sed de la habitual
    • tener que orinar más a menudo y en mayor cantidad de lo habitual
    • sentirse cansada

    Estos síntomas se asocian con frecuencia al embarazo.

    La diabetes gestacional no siempre es la causa de estos síntomas, pero si los tiene, consulte a su médico de cabecera o a su obstetra (un médico especializado en embarazo y parto).

  2. Complicaciones de la diabetes gestacional

    La diabetes gestacional puede derivar en diversas complicaciones si no se controla. Usted podría reducir el riesgo de muchas de estas complicaciones para usted y su bebé si controla cuidadosamente su nivel de azúcar en la sangre.

    Complicaciones que le afectan a usted

    Las complicaciones que pueden ocurrirle a usted incluyen:

    • preeclampsia: hipertensión arterial durante el embarazo que puede derivar en problemas graves para usted y su bebé

    • demasiado líquido amniótico (el líquido que rodea al bebé en su útero)

    • parto prematuro: dar a luz antes de las 37 semanas de embarazo

    • problemas durante el nacimiento que pueden llevar a que sea necesaria una cesárea

    También tiene más probabilidades de desarrollar diabetes gestacional en futuros embarazos, así como un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 más adelante. Deberá hacerse análisis de diabetes tipo 2 con regularidad para poder comenzar el tratamiento si es necesario.

  3. Complicaciones que afectan a su bebé

    Tener un nivel elevado de azúcar en la sangre durante el embarazo puede hacer que su bebé crezca más de lo previsto. Esto se debe a que el bebé no usa el exceso de azúcar, así que se almacena como grasa en el cuerpo del bebé. Esto podría hacer que el trabajo de parto y el parto sean más difíciles. Un problema especial es el mayor riesgo de distocia de hombros. Esto significa que la cabeza de su bebé puede salir, pero los hombros se atoran detrás de su hueso pélvico. Esto puede derivar en diversos problemas, incluyendo lesiones en los hombros o brazos de su bebé, daño en los nervios de su cuello o, con muy poca frecuencia, lesión cerebral como resultado de la falta de oxígeno. El personal del hospital le aconsejará sobre la mejor forma para que su bebé nazca sin riesgos.

    Su bebé podría tener bajo nivel de azúcar en sangre (hipoglucemia) durante algunos días después del nacimiento. Esto será observado y solo necesitará tratamiento si el azúcar en la sangre de su bebé es inferior a un determinado nivel.

    Existe un riesgo levemente mayor de que su bebé tenga ictericia, la cual es muy común en todos los recién nacidos. La ictericia es provocada por la acumulación de bilirrubina en la sangre. La bilirrubina es una sustancia amarilla que se produce cuando los glóbulos rojos se descomponen. El color amarillo de la piel y los ojos se desvanecerá en un par de semanas y generalmente no requiere tratamiento. Si se necesita tratamiento, su bebé será colocado bajo luces ultravioletas para eliminar la bilirrubina en su piel.

    Si su bebé nace prematuramente, existe una mayor probabilidad de que tenga una afección llamada síndrome de dificultad respiratoria. Esto se debe a que sus pulmones son más inmaduros como resultado del alto nivel de azúcar durante el embarazo. Esta afección puede derivar en otras complicaciones para su bebé, como hipertensión arterial e infecciones. Su bebé puede recibir tratamiento para estos problemas.

    Si usted tiene diabetes gestacional, existe una mayor probabilidad de que su hijo sea obeso más adelante en su vida. Su hijo también correrá más riesgo de tener diabetes cuando crezca.

  4. Causas de la diabetes gestacional

    Existen muchos factores que pueden aumentar su riesgo de desarrollar diabetes gestacional. Usted corre más riesgo si:

    • tiene sobrepeso u obesidad
    • si anteriormente ha dado a luz a un bebé de gran tamaño, con más de 4,5 kg de peso
    • tuvo diabetes gestacional en un embarazo anterior
    • tiene antecedentes familiares de diabetes (padre, madre, hermano o hermana que sufre la enfermedad)
    • tiene síndrome de ovario poliquístico (SOP)

    El origen étnico de su familia también podría aumentar el riesgo de tener diabetes. La enfermedad afecta especialmente a las personas cuyas familias proceden del sur de Asia (especialmente mujeres cuyas familias proceden de India, Pakistán o Bangladesh), del Caribe y son de raza negra, o del Medio Oriente.

  5. Diagnóstico de la diabetes gestacional

    En su primera consulta prenatal, su médico de cabecera o comadrona le hará preguntas sobre su historia clínica y la examinará. Analizará cualquier factor de riesgo que usted pudiera tener y, con base en esto, se le podrían indicar exámenes para ver si usted ya tiene diabetes, o si corre riesgo de contraer la enfermedad durante su embarazo. Esta prueba consiste en extraer muestras de sangre después de tomar una bebida azucarada para ver cómo su cuerpo procesa el azúcar.

    Tenga presente que la disponibilidad y el uso de estas pruebas específicas pueden variar de un país a otro.

  6. Tratamiento de la diabetes gestacional

    Su médico la referirá a una clínica donde haya médicos y enfermeros experimentados en el cuidado de embarazadas con diabetes. Usted tendrá controles prenatales más frecuentes que las mujeres que no tienen diabetes gestacional.
    El objetivo del tratamiento de la diabetes gestacional es mantener su nivel de azúcar en la sangre dentro de los valores que son normales para alguien que no tiene diabetes. Usted deberá medir regularmente su nivel de azúcar en sangre. Se le enseñará a hacerse la prueba y se le indicará la frecuencia con la que debe hacérsela y el nivel que debe ser su objetivo. Es probable que deba realizarse una prueba a diario.

    Autoayuda

    Inicialmente, su médico o nutricionista le recomendarán formas de controlar su diabetes gestacional mediante cambios en la dieta y en la actividad física. Esto podría ser todo lo que necesita para mantener el nivel de azúcar en su sangre dentro del valor correcto y ayudar a prevenir complicaciones de la diabetes gestacional. Comer una dieta saludable y balanceada y hacer ejercicio con regularidad también podría evitar que contraiga diabetes tipo 2 más adelante.

    Los estudios demuestran que ocho de cada 10 mujeres con diabetes gestacional son capaces de controlar el nivel de azúcar en sangre solo con cambios en la dieta y con actividad física.

    Las siguientes ideas para una alimentación saludable pueden ayudarle a mantener estable su nivel de azúcar en la sangre y dentro de los valores esperados.

    • Incluya abundantes carbohidratos que liberan energía lentamente, tales como pan y pastas integrales, avena, arroz integral, papas, lentejas y frijoles en sus comidas. Estos mantienen su nivel de energía sin aumentar demasiado su nivel de azúcar en sangre.
    • Coma una variedad de proteínas magras, como pollo, pavo y atún (en agua).
    • Procure comer hasta dos porciones de pescados grasos por semana, como caballa, sardinas, salmón, trucha y arenque.
    • Intente comer al menos cinco porciones de frutas y verduras todos los días.
    • Limite la cantidad de alimentos ricos en azúcar, sal y grasas que come. Esto incluye tortas, galletas, chips y alimentos fritos.

    El ejercicio regular de intensidad moderada, como caminar, ayuda a reducir el nivel de azúcar en su sangre y fomenta una sensación de bienestar. Se recomienda que haga al menos 30 minutos al día de una actividad que produzca fatiga leve.
    Usted deberá medir regularmente su nivel de azúcar en la sangre. Se le enseñará a hacerse la prueba y se le indicará la frecuencia con la que debe hacérsela y el nivel que debe ser su objetivo. Es probable que deba realizarse una prueba a diario.

    Medicamentos

    Aproximadamente entre una y dos mujeres de cada 10 no podrán controlar la diabetes gestacional con dieta y ejercicio y necesitarán tabletas o inyecciones de insulina.
    Si después de dos semanas de realizar los cambios en la dieta y ejercicios, todavía tiene dificultad para controlar su nivel de azúcar en sangre, se le ofrecerán distintas opciones de medicamentos que pueden reducir su nivel de azúcar en la sangre.

    Es posible que le receten tabletas como metformina, que es un medicamento que reducirá el nivel de azúcar en su sangre.

    Si estos medicamentos que reducen el nivel de azúcar no son suficientes para controlar el nivel en su sangre, se le recetará insulina para ayudar a controlar su diabetes gestacional. Deberá recibir la insulina en forma de inyección. Se le enseñará a inyectarse usted misma y se le indicará cuándo hacerlo.

    Efectos secundarios

    Es posible que desarrolle hipoglucemia (a veces llamada también hipoglicemia). Esto sucede cuando el nivel de azúcar en su sangre es tan bajo que usted podría desmayarse. Puede ocurrir si toma una dosis excesiva de sus medicamentos o si se salta una comida. Los síntomas que podría tener son empalidecer, temblar, sentir hambre y sudar. Su médico o un enfermero especializado le explicará cómo reconocer los síntomas de hipoglucemia y qué hacer si los tiene. Por ejemplo, es aconsejable tener un refresco azucarado a mano para poder beber si comienza a notar signos de hipoglucemia.

    Si la hipoglucemia le hacer perder el conocimiento, necesitará una inyección de glucosa en el hospital. Es importante que su familia y amigos sepan qué hacer si el nivel de azúcar en su sangre baja mucho y usted se desmaya. Si tiene dificultades para controlar su diabetes, podrían recetarle una inyección de emergencia (llamada glucagón) para tener en su casa y que su familia la use si usted se desmaya.

    La disponibilidad y el uso de los distintos tratamientos pueden variar de un país a otro. Consulte a su médico acerca de sus opciones de tratamiento.

  7. Después del nacimiento del bebé

    Después del nacimiento de su bebé, se observarán los niveles de azúcar en sangre de usted y de su bebé para garantizar que han vuelto a la normalidad.
    Los médicos recomiendan amamantar al bebé dentro de los 30 minutos posteriores al parto para que el azúcar en la sangre de su bebé se mantenga en un nivel seguro, y luego, a partir de entonces, cada dos o tres horas.

    Si usted estaba tomando algún medicamento para la diabetes, podrá dejar de hacerlo después de que nazca el bebé. En su visita de control postnatal a las seis semanas del nacimiento, necesitará que se le haga una prueba para verificar que el azúcar en su sangre ha vuelto al nivel esperado. De no ser así, podría correr riesgo de desarrollar diabetes aunque ya no esté embarazada. Se le darán más indicaciones y posiblemente algunos medicamentos para controlar esta enfermedad.

  8. Prevención de la diabetes Tipo 2

    Si contrajo diabetes gestacional estando embarazada, corre más riesgo de contraer diabetes tipo 2 más adelante en su vida. Usted puede mantener una dieta balanceada y saludable y un peso saludable para ayudarle a evitar que esto suceda. Hacer ejercicio con regularidad también es importante: se recomienda que los adultos realicen al menos 30 minutos de actividad física de intensidad moderada todos los días.

  9. Preguntas y respuestas

    ¿De qué forma pudiera afectarme la diabetes gestacional durante el embarazo?

    El embarazo aumenta las probabilidades de desarrollar ciertos problemas de salud. Si además usted tiene diabetes gestacional, su riesgo de desarrollar algunos de estos problemas es aun mayor.

    Explicación

    Estos son algunos de los problemas de salud relacionados con la diabetes gestacional:

    • Aborto espontáneo temprano: Una diabetes no controlada puede aumentar sus probabilidades de tener un aborto espontáneo durante los tres primeros meses de embarazo.
    • Pielonefritis (infección de los riñones): Los síntomas incluyen fiebre, naúseas o vómitos, dolor en la parte media y superior de la espalda, así como orinar muy seguido y con dolor. Esto requiere hospitalización para ser tratada con antibióticos.
    • Preeclampsia: Este es un trastorno potencialmente muy grave que produce hipertensión arterial y que puede dañar el hígado, los riñones, el cerebro y la placenta. Los principales síntomas son hipertensión arterial y proteína en la orina. Es importante que usted asista a todos los controles prenatales para hacerse análisis de orina y tomarse la tensión arterial, a fin de que los médicos puedan detectar a tiempo cualquier síntoma de preeclampsia.
    • Demasiado líquido amniótico: El líquido amniótico es el líquido que rodea al bebé; tener demasiado puede provocar un parto prematuro, así como problemas para usted y el bebé. El médico y la partera pueden observarla de cerca, o internarla en el hospital para tratarla, según la gravedad del problema.
    • Niveles bajos (hipoglucemia) y altos (hiperglucemia) de azúcar en la sangre: Tanto los niveles de azúcar en la sangre altos o bajos pueden ser muy perjudiciales para usted y el bebé. Es importante que usted se haga chequear frecuentemente los niveles de azúcar en la sangre, y que tanto usted como sus amigos y familiares sepan qué hacer si usted no se siente bien.

    La partera o el médico puede darle asesoramiento e información acerca de cómo reconocer los síntomas de los niveles bajos y altos de azúcar en la sangre y la manera de tratarlos.

    Si durante el embarazo usted no se siente bien, consulte a su médico o a su partera.

    ¿Afectará la diabetes gestacional la manera en que nazca mi bebé?

    Si la diabetes está bien controlada y usted no tiene ningún otro problema grave de salud, es posible que tenga un parto normal. Sin embargo, existe la probabilidad de que le ofrezcan planificar el parto, ya sea mediante inducción o por cesárea, al llegar a las 38 semanas de embarazo.

    Explicación

    El hecho de que usted tenga diabetes implica que su bebé pudiera ser más grande y que haya más probabilidades de que su parto sea lento o muy doloroso. Estas son las razones por las cuales sus probabilidades de tener un parto por cesárea son mayores que las de otras mujeres que no tienen diabetes. La partera o el médico observarán su embarazo de cerca y le explicarán las opciones. Si el bebé es muy grande, es probable que el médico le recomiende que tenga el parto a las 38 semanas.

    Hacia el final del embarazo, el médico o la partera le asesorarán acerca de cómo controlar el dolor durante el parto. La anestesia epidural puede usarse sin peligro en mujeres que tienen diabetes. Este tipo de anestesia la insensibilizará de la cintura hacia abajo, y usted permanecerá despierta durante el parto. Una vez que empiece el trabajo de parto, el médico o la partera procurarán mantener sus niveles de azúcar en sangre entre 4 y 7 mmol/l. Esto puede significar que le administren insulina y glucosa por goteo para mantenerle los niveles bien controlados.

    Usted y su bebé serán observados constantemente durante el trabajo de parto, a fin de garantizar que todo el proceso sea seguro. Su bebé nacerá en un hospital que cuente con los recursos necesarios para atenderlos a ambos en caso de presentarse algún problema o de requerirse tratamiento inmediato. Durante el parto, también deberá estar presente un médico especializado en la atención de recién nacidos.

    ¿Cuánto tiempo tardará en desaparecer la diabetes, una vez que nazca el bebé?

    Por lo general, la diabetes que se desarrolla durante el embarazo (diabetes gestacional) desaparece a las pocas semanas del nacimiento del bebé. Sin embargo, en algunas mujeres, los niveles de azúcar en sangre no vuelven a la normalidad, y se les diagnostica diabetes que requiere tratamiento de por vida.

    Explicación

    Después del nacimiento del bebé, suele interrumpirse el tratamiento de la diabetes, incluidas las inyecciones de insulina. Sin embargo, el enfermero o el médico le explicará cómo llevar un estilo de vida saludable, y le recomendará algunos cambios, tales como mantenerse más activa o bajar de peso. Llevar un estilo de vida saludable le ayudará a reducir el riesgo de desarrollar diabetes en el futuro.

    Se le pedirá que se haga chequear el nivel de azúcar en sangre seis semanas después de nacido el bebé, para asegurar que haya vuelto al nivel anterior al embarazo. Si el resultado de este análisis es normal, se le pedirá que se haga chequeos regulares en el futuro para monitorear sus niveles de azúcar en sangre, ya que por haber desarrollado diabetes gestacional, usted tiene un mayor riesgo de desarrollar diabetes en el futuro que otras mujeres.
    Esto incluye diabetes tipo 1 o tipo 2 y diabetes gestacional, si vuelve a quedar embarazada. Usted puede reducir esta probabilidad siguiendo una alimentación saludable, llevando una vida activa y manteniendo el peso adecuado, según su estatura.

    Si el resultado del análisis muestra que aún tiene niveles elevados de azúcar en sangre, se le pedirá que se haga otras pruebas para ver si tiene diabetes tipo 1 o tipo 2. Si las pruebas lo confirman, el médico le explicará cuáles son sus opciones de tratamiento.

    Esta información fue publicada por el equipo de información sobre salud de Bupa, y está basada en fuentes acreditadas de evidencia médica. Ha sido sometida a revisión por parte de médicos de Bupa. Este contenido se presenta únicamente con fines de información general, y no reemplaza la necesidad de consulta personal con un profesional de la salud calificado.

    Actualizado octubre 2018

 

Artículos relacionados

Diabetes – Primaria tipo 1
Embarazo y parto – Diabetes primaria tipo 2
Dieta y nutrición – Diabetes secundaria tipo 1
Acondicionamiento físico y ejercicio – Diabetes secundaria tipo 2

 

Temas relacionados

Atención prenatal
Parto por cesárea
Alumbramiento – parto vaginal
Planificación del embarazo
Preeclampsia
Etapas de embarazo
Diabetes tipo 1
Diabetes tipo 2

 

Más información

International Diabetes Federation
+32-2-538 55 11
www.idf.org

 

Fuentes

  • Simon C, Everitt H, van Dorp F. Oxford handbook of general practice. 3ª ed. Oxford: Oxford University Press, 2010:826
  • Management of diabetes. Scottish Intercollegiate Guidelines Network (SIGN), marzo de 2010. www.sign.ac.uk
  • Diabetes in pregnancy. National Institute for Health and Clinical Excellence (NICE), 2008. www.nice.org.uk
  • Chamberlain G, Steer P. Turnbull's obstetrics. 3ª edición. Londres: Churchill Livingstone, 2001:275–80
  • Reece E, Leguizamón G, Wiznitzer A. Gestational diabetes: the need for a common ground. The Lancet 2009; 373(9677):1789–97. doi:10.1016/S0140-6736(09)60515-8 [http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(09)60515-8]
  • Gestational diabetes. Diabetes UK. www.diabetes.org.uk, consultado el 10 de octubre de 2011
  • Diabetes – type 2 – management. Prodigy. www.prodigy.clarity.co.uk, publicado en julio de 2010
  • Greer I. Pregnancy: the inside guide. 1ª ed. Londres: Collins, 2003
  • Kim C. Gestational diabetes: risks, management, and treatment options. Int J Womens Health, 2010; 2:339–51. doi:10.2147/IJWH.S13333 [http://dx.doi.org/10.2147/IJWH.S13333]
  • Shoulder dystocia. Royal College of Obstetricians and Gynaecologists. www.rcog.org.uk, publicado en diciembre de 2005
  • Respiratory distress syndrome. eMedicine. www.emedicine.medscape.com, publicado el 10 de octubre de 2011
  • Blood glucose targets. Diabetes UK. www.diabetes.org.uk, publicado en enero de 2009
  • Dietary interventions and physical activity interventions for weight management before, during and after pregnancy. National Institute for Health and Clinical Excellence (NICE), 2010. www.nice.org.uk
  • Start active, stay active: a report on physical activity from the four home countries’ Chief Medical Officers. Department of Health. www.dh.gov.uk, publicado en 2011
  • Your food choices & diabetes. The British Dietetic Association. www.bda.uk.com, publicado en noviembre de 2007
  • Joint Formulary Committee. British National Formulary. 62ª ed. Londres: British Medical Association and Royal Pharmaceutical Society of Great Britain; 2011
  • Hypoglycaemia. Diabetes UK. www.diabetes.org.uk, publicado en diciembre de 2009
  • Insulin therapy in type 2 diabetes – management. Prodigy. www.prodigy.clarity.co.uk, publicado en noviembre de 2010
  • Pre-eclampsia: what you need to know. Royal College of Obstetricians and Gynaecologists. www.rcog.org.uk, publicado el 1 de noviembre de 2007
  • Hypers. Diabetes UK. www.diabetes.org.uk, consultado el 10 de octubre de 2011
  • Pediatric polyhydramnios and oligohydramnios. eMedicine. www.emedicine.medscape.com, publicado el 14 de febrero de 2008

Fecha de publicación: Diciembre de 2011 (actualizado octubre 2018)

Artículos recomendados

¿CUIDAS DE TU SALUD?
Conoce los beneficios de nuestros seguros de salud y cómo te pueden proteger
¿CUIDAS DE TU SALUD?

Llame a (305) 275-3419

Desde México (55) 5520-2872

BUPA
Cobertura Médica Mundial
Disfruta de tu estilo de vida saludable en cualquier parte del mundo.
Síguenos

Logo de Twitter Logo de Facebook

COTICE SU PLAN