Muchacha trabajando desde casa

Consejos para optimizar tu trabajo desde casa

C on la aparición del Coronavirus (Covid-19) y el distanciamiento social, probablemente te encuentras trabajando desde casa. Vivimos un momento difícil y tener a los niños en casa, puede convertir nuestra rutina remota en una actividad muy particular.

A continuación, te presentamos una serie de consejos en pro de tu bienestar al tiempo que ayudarán a establecer tu espacio de trabajo, te mantendrán activo y te brindará recomendaciones para tener una buena alimentación. 

  1. Niños en casa

    No hace falta decir que tratar de trabajar y cuidar a tus hijos, al mismo tiempo, es difícil y una preocupación para muchos en este momento. Los tiempos que vivimos son complejos, por lo que te recomendamos tener una conversación con tu supervisor sobre la flexibilidad de horarios en tu trabajo. Quizás puedas modificar algunos (por ejemplo, iniciar a trabajar más tarde en el día) para dedicar algún tiempo a tus hijos en esta estadía. 

  2. Delimita tu lugar de trabajo

    Cuidar tu postura es vital cuando se está trabajando desde casa. Es por ello que, por más tentador que sea, evita sentarte en el sofá con la laptop sobre tus rodillas. Siéntate en la mesa de la cocina o comedor si no tienes un espacio designado para oficina. También es útil tener un teclado y un mousse. En caso de no tener un monitor, asegúrate que la parte superior de la pantalla esté posicionada a la altura de tus ojos y a un brazo de distancia de ti. Para lograrlo, puedes conseguir un equipo especial o incluso apilar algunos video juegos o libros, hasta lograr la altura adecuada.

    Niño con avión de juguete

    Esta imagen muestra cómo se debe visualizar tu postura en tu lugar de trabajo. Tu asiento debe estar cerca del escritorio o mesa y tus pies completamente apoyados sobre el suelo. Mantén tus hombros relajados y tus codos en un ángulo de 90 grados por encima de la mesa. 

  3. Toma descansos

    Muchas personas descubren que, cuando se trabaja desde casa, hay una tendencia a sentarse durante largos periodos de tiempo y no se toman los descansos regulares que ayudan a prevenir dolores, molestias y fatiga visual. Sin el estímulo propio del ambiente de la oficina, puedes ayudarte estableciendo algunos recordatorios en tu calendario para estirarte, levantarte, moverte o hacer un espacio para tomar un café o cualquier alimento. Si creas el hábito diario, es muy probable que lo realices, al tiempo que te ayudará a cumplir mejor tus labores. 

    Realiza estiramientos regularmente a lo largo del día. Una forma de recordarlo es atarlo a otra actividad que puede servirte de señal (llamado desarrollo de hábitos saludables). Por ejemplo, está bien hacer estiramientos mientras te preparas un café o incluso levantarte y moverte cuando atiendas una llamada telefónica.  

    También puedes realizar llamadas telefónicas estando de pie y si es para ponerse al día, puedes acordar hablar por teléfono mientras haces una caminata. Otro consejo de productividad es establecer un temporizador, así podrás trabajar 45 minutos sin interrupciones y luego tomar un descanso de 15 minutos, ya que es muy difícil mantenerse concentrado por muchas horas.

    Asegúrate de tomar un descanso para almorzar y no trabajes en este tiempo.

    Incluye una actividad divertida con tu pareja o hijos si están contigo en casa. Si estás solo, llama a un amigo para conversar o utiliza ese tiempo para relajarte y hacer alguna actividad que te ayude a desconectarte del trabajo por unos momentos.

  4. Mantente activo

    Una técnica que te ayudará a motivarte para hacer ejercicios es usar la ropa para hacerlo. Apenas te cambies de atuendo, descubrirás que estas listo para hacer ejercicio y te alentará a mantenerte activo. También estarás mucho más motivado para ejercitarte cuando uses la ropa adecuada y crearás un compromiso contigo.

    Otro consejo es aprovechar el tiempo de viaje que tenías anteriormente de la casa al trabajo y viceversa para hacer algo de ejercicio. Puede ser antes o después del trabajo.

  5. Come bien

    Trabajar desde casa puede hacer más difícil que te mantengas fuera del refrigerador y tener cerca las golosinas y galletas, entonces, ¿cómo puedes resistir la tentación?     

    Si tienes golosinas en la casa, colócalas en la alacena de modo que sean difíciles de alcanzar o no estén a la vista. Incluso, si puedes evitar comprarlas, mejor aún. Trata de tener a mano, alimentos que sean saludables como las frutas o frutos secos. 

    Evita llevar comida al espacio de tu escritorio ya que esto te podría llevar a comer sin pensar y comer más de lo que se pretende. También comenzarás a fomentar malos hábitos, como almorzar frente a tu laptop. Cuando sea la hora del almuerzo, tómate el tiempo para preparar una comida saludable. Como plan de respaldo, si luego de implementar todos estos consejos aún estas antojado por comerte esa galleta, puedes tomarte un vaso de agua. 

    Aprender lo básico puede ayudarte a que el trabajo a distancia sea más cómodo y productivo. 


Para más información accede nuestra guía:

trabajando desde casa

 


 

Fuente:

Author: Lauren Gordon, Behavioural Insights Adviser at Bupa UK 

Source: https://www.bupa.co.uk/newsroom/ourviews/working-from-home-part-1

20 March 2020

 

Artículos recomendados

Síguenos

Logo Linkedin Logo Instagram Logo Facebook Logo YouTube

COTICE SU PLAN